Una fábrica de helados artesanales, emprendimiento que desde hace alrededor de un año lleva adelante una familia, está subsistiendo con gran esfuerzo luego del temblor, que le provocó daños y pérdidas importantes de mercadería en la localidad de El Galpón.
Su propietaria es María Valeria Chávez, de 36 años, quien además tiene la heladería denominada Francesco, que se encuentra ubicada en la calle 25 de Mayo 126, en el centro del pueblo.
"Nuestra pequeña fábrica y la heladería se llaman Francesco en honor a nuestro santo patrono Francisco Solano y también al querido Papa argentino", dijo la emprendedora galponense en diálogo con El Tribuno.
Luego del temblor del pasado sábado 17 de octubre, que provocó el derrumbe y la destrucción de numerosas viviendas, heridos y la muerte de una vecina muy querida del pueblo, la heladería sufrió un gran perjuicio, ya que perdieron 800 kilos de helado artesanal debido a los cortes de energía.
Lamentablemente, tuvieron que tirar todas las cremas y helados con los que estaban trabajando.
"Fueron terribles los momentos que vivimos. Ahora todos tenemos que volver a empezar de cero. Nosotros perdimos cientos de kilos de helado que habíamos preparado con mi esposo. Pusimos un grupo electrógeno que logró mantener lo que teníamos en la heladería, pero el resto se perdió todo y lo tuvimos que tirar", lamentó Chávez.
No obstante, ésas no fueron las únicas pérdidas de este pequeño y ejemplar emprendimiento, ya que, además de los helados, se les quemaron tres freezers por los cortes de energía.
Por el movimiento telúrico, se cayó una pared donde se encuentra la pequeña fábrica artesanal y rompió una de las máquinas que utilizaban para el proceso de producción de helados.
Un ejemplo
Esta pequeña fábrica artesanal de helados de un matrimonio de El Galpón es un ejemplo de personas que trabajan para tener su propia fuente laboral con ingenio, creatividad y, sobre todas las cosas, con mucho esfuerzo.
"No recibimos créditos ni apoyo del Gobierno, esto fue hecho a pulmón. Nosotros fabricamos helados 100% de manera artesanal y natural. Para eso nos capacitamos con maestros heladeros en Córdoba y fuimos adquiriendo las maquinarias y los equipos con mucho sacrificio", remarcó con tristeza Chávez.
A pesar de su delicada situación económica, la heladería céntrica sigue abierta. Luego del temblor no siguieron fabricando helados por la falta de insumos y de sistemas de enfriamiento para conservarlos. Continúan con lo que se había fabricado con anterioridad.
"Es una lástima porque estábamos proyectando extendernos hacia las localidades vecinas como Río Piedras, El Tunal y Metán. Para que la gente de esos lugares pueda probar nuestros helados artesanales", dijo la emprendedora.
Los helados se preparan utilizando frutas naturales como bananas, frutillas y limones, entre otros con leche, crema de leche y azúcar.
Además hay productos light y especialidades como helados de cerveza, champagne y de vinos malbec.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia