Orlando Paz, de 71 años, sigue recorriendo pasillos y salas de la Justicia local en pos de recibir alguna señal de que la muerte de su hijo no quedará impune.
El hombre, oriundo de Apolinario Saravia, tuvo que pedir el traslado médico desde el hospital del interior hacia esta capital para traer a su hijo de 7 años, Nazareno Paz Viveros, por problemas de "deshidratación, fiebre y desarreglo de vientre. Acá nos dijeron que tenía un cuadro de neumonía e infección y lo llevaron a terapia", le dijo a El Tribuno.
El hombre denunció al médico que estuvo a cargo de la atención de su hijo, ya que le quedaron muchas dudas luego de haber discutido con el profesional.
"En varias oportunidades se negó atender a mi hijo, hice denuncias y hasta tuve que alegar con él, después de eso me quedaron muchas dudas porque mi hijito estaba perfectamente bien, en el hospital lo rescataron del peligro bronquial, pero no de una hinchazón en una de sus piernitas", expresó Paz.
Desde que se cruzaron con el profesional de la salud "las cosas cambiaron y mi hijo terminó muriendo, en el hospital, hasta me llegaron a sacar la banca que hay en los pasillos donde me recostaba a descansar", expuso el señor Juan Carlos Orquera.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora