El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva hizo pública una carta abierta luego de que el juez federal Sergio Moro, que conduce las investigaciones por los sobornos del petrolão, difundiera escuchas telefónicas en las que la presidenta Dilma Rousseff le informa que le había enviado el documento con su designación como jefe de Gabinete, y que lo usara en 'caso de necesidad'.
'Los tristes y vergonzosos episodios de las últimas semanas no me harán descreer de la institución del Poder Judicial. Ni me harán perder la esperanza en el discernimiento, en el equilibrio y en el sentido de equilibrio de ministros y ministras de la Corte Suprema', escribió el ex mandatario, que pidió 'justicia' para él 'y para todos en la vigencia plena del estado de Derecho democrático'.
En la carta, además, Lula da Silva aseguró que confía 'en las instituciones democráticas, en la relación independiente y armónica entre los Poderes de la República, según lo establecido en la Constitución Federal y en los criterios de imparcialidad y equilibrio que orientan a los magistrados involucrados en esta noble misión'.
Crítico con el hecho de las escuchas dijo: 'No tuve acceso a grandes estudios formales, como saben los brasileños. No soy doctor, letrado, jurisconsulto. Pero sé, como todo ser humano, distinguir lo correcto de lo equivocado; lo justo de lo injusto'.
Además, aseguró que durante su gobierno 'tuvo oportunidad de demostrar aprecio y respeto por el Poder Judicial'.
Lula da Silva enfrenta procesos en la Justicia por delitos de tráfico de influencia internacional, lavado de dinero, falsedad ideológica y corrupción. Ayer la Justicia suspendió de forma cautelar la designación de Lula como jefe de Gabinete del Gobierno de Rousseff, pero el Gobierno dijo que apelará.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora