Diez minutos antes de las 16, el juez federal de Orán, Raúl Reynoso ingresó al Juzgado Federal N°1 donde declaró durante cinco horas en la causa abierta en su contra por el supuesto cobro de coimas a detenidos por narcotráfico a cambio de liberarlos.
Según se supo, el magistrado norteño presentó un recurso de hábeas corpus en caso de ser detenido.
Reynoso había ingresado esta tarde por la puerta principal, ubicada sobre calle España 394, y pasó en medio de un grupo de periodistas que lo esperaban. Iba acompañado de una persona que, se cree, sería un asesor letrado.
A los pocos minutos, ingresaron en el Juzgado el fiscal federal N°2 de Salta, Eduardo Villalba, y el titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad, Diego Iglesias, quien acusan a Reynoso de liderar una organización que incluye a abogados, un funcionario judicial y a particulares, que cobraba dinero o dádivas a presuntos narcos para otorgarles la libertad.
Reynoso enfrenta una causa caratulada como "asociación ilícita, cohecho y prevaricato". Ya son siete las personas detenidas en el caso: cuatro abogados, el jefe de Despacho del juzgado a cargo de Reynoso y los hermanos Rosalía y César Aparicio (que es ordenanza en el juzgado oranense), quienes habrían actuado como testaferros del magistrado al tener a su nombre bienes cuya compra no tienen cómo explicar (entre ellos un campo de 700 hectáreas en el departamento Rivadavia que antes perteneció a un detenido por tráfico de drogas que Reynoso dejó en libertad).
Se supo que el magistrado está declarando en forma oral ante su par de Salta, Julio Bavio, lo que desvirtuó la posibilidad de que lo hiciera a través de un escrito como se había especulado durante la mañana en los pasillos del Poder Judicial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora