El corte en Río Blanco de los trabajadores de frontera, sobre la ruta nacional 50, se levantó cerca de las 2 de ayer. El lunes antes del mediodía también se cortó el acceso sur a la ciudad sobre la avenida Palacios. Cientos de vecinos quedaron presos del conflicto de los bagayeros, como les dicen en el norte a quienes trabajan en el contrabando de mercadería de Bolivia, por la frontera caliente de Aguas Blancas.
Manuel Barrios, dirigente bagayero de la cooperativa 15 de Abril, manifestó que el reclamo era por los controles en la cantidad de bultos intensificados de Gendarmería Nacional. Como contó ayer El Tribuno, en diversos encuentros previos a las elecciones, las autoridades municipales y de Gendarmería Nacional acordaron con los bagayeros permitir el paso de 5 bultos por vehículo. "No cumplieron lo pactado", dijo el lunes Manuel Barrios, que denunció que "se ven controles por las elecciones".
Las inspecciones de la fuerza nacional, según fuentes consultadas, se incrementaron luego de los graves accidentes en el tramo Orán-Aguas Blancas. Uno de los más graves fue entre un automóvil y un colectivo, en el que perdieron la vida 8 personas. "Nosotros trabajamos fuerte los martes, jueves y sábados. Pero desde las elecciones que los gendarmes están súper estrictos", le contó a El Tribuno Esther, una bagayera de Orán.
El corte en el acceso se sintió fuerte desde el mediodía de ayer, hasta cerca de las 18. La lluvia fue constante durante esas horas y había filas de tres kilómetros de vehículos para los dos lados del piquete. En varios colegios de la zona pidieron a los padres que retiren antes a los chicos. Cuando ya se comentaba que estaba por llegar la guardia de Infantería, dirigentes bagayeros levantaron la medida de fuerza por un plazo de 48 horas, con la condición de que su propuestas lleguen al Congreso de la Nación.
"Está fulera la cosa, pero estamos negociando para que nos dejen trabajar. Como siempre no nos dan respuesta y la gente está sin trabajo. Queremos que nos dejen llevar dos bolsas, con controles como a todo el mundo, pero que nos dejen trabajar. Si quieren que nos revisen, no hay problema con eso. Nosotros no pedimos que levanten los controles como dicen algunos medios de Orán. Eso es mentira. Queremos que nos controlen, pero que nos dejen trabajar", le dijo a El Tribuno el dirigente bagayero, Aldo Mendoza, que tiene una posición más intransigente que la del presidente de la cooperativa 15 de Abril, Manuel Barrios.
"Llegamos a una tregua por el plazo de 48 horas. El problema de fondo es que no hay trabajo legal. Acá dicen los carteles que la Nación crece, pero acá no crece nada. Por eso pedimos que vengan autoridades nacionales con respuestas concretas para este problema. Nosotros, sino cortamos la ruta no tenemos a donde ir, porque como somos bagayeros nadie nos escucha. Ahora ya liberamos, para que vean que tenemos voluntad. Vamos a dar este plazo de 48 horas para que lleven nuestro petitorio al Congreso. Nosotros pedimos que nos den trabajo o que nos dejen trabajar", agregó Mendoza.

Seguridad en la ruta
El secretario de Seguridad Vial de Salta, Manuel Arzeno, opinó sobre el contrabando por la ruta 50.
"En los vehículos se transporta cierta mercadería y más allá de los que llevan o no, las normas de seguridad no se cumplen... Hacer una eliminación es muy difícil porque hay que considerar una cuestión social y económica profunda. Eliminar esto debe ser el objetivo final pero hay que llegar o regularlo de la mejor manera de todas, cumpliendo las normas de seguridad", expresó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora