Ningún grupo reivindicó hasta ahora la autoría de esta poco común serie de atentados, que tuvieron como objetivos blancos extranjeros, como la sede diplomática estadounidense, y lugares simbólicos de las comunidades musulmanas sunnita, mayoritaria en Arabia Saudita, y de la minoría chiita.
Los ataques se suman a una ola de atentados ocurridos en los últimos días en el mundo árabe y musulmán, incluyendo uno que ayer dejó unos 200 muertos en Irak, uno en un restaurante en Bangladesh y otro en el mayor aeropuerto de Turquía, todos reivindicados por el Estado Islámico (EI) o atribuidos a éste.
En el atentado más letal de la jornada, un atacante suicida se inmoló dentro de un coche bomba en el estacionamiento aledaño a la mezquita de Al Masyid al Nabaui en la ciudad sagrada de Medina, también conocida como la Mezquita del Profeta ya que allí se encuentra enterrado la figura más importante de la historia del islam, según informó la cadena de noticias local Al Arabiya.
Según ese medio, al menos cuatro miembros de las fuerzas de seguridad sauditas murieron y cuatro civiles resultaron heridos por la explosión. El ataque coincidió con el mismo momento en que cientos de fieles se preparaban en la mezquita para uno de los rezos más importantes de la jornada durante el mes sagrado del Ramadán, antes de que los musulmanes rompan el ayuno que realizan cada día a lo largo e este período sagrado. Millones de fieles visitan esa mezquita a lo largo del año, en el marco del peregrinaje a la Meca, y miles participaron de los rezos diarios en los últimos días por el mes sagrado de Ramadán, que termina esta semana.
Poco antes de que se conociera este atentado, otras dos explosiones sacudieron la ciudad de Qatif, en el este de Arabia Saudita, una localidad con una población mayoritariamente chiita, la minoría musulmana que representa entre 10 y 15% del país y que sufre una discriminación sistémica.
Testigos contaron a medios locales un atacante suicida con un cinturón de explosivos y al volante de un coche bomba se inmoló frente a la mezquita de Sheij Faraj al Omran, donde cientos de personas se preparaban para el rezo del final de la tarde.
No hubo víctimas, pero imágenes difundidas por la televisión local mostraron los restos del atacante suicida desperdigados en la calle de la entrada de la mezquita, que fue desalojada por la Policía tras las explosiones, según informó el diario español El Mundo. No es la primera vez que la ciudad chiita de Qatif es atacada. En mayo de 2015, la milicia extremista Estado Islámico (EI) reivindicó un ataque parecido que mató a 21 personas. Antes de los atentados de Medina y Qatif, la tensión ya dominaba el clima político de Arabia Saudita ya que a primera hora de la madrugada un ataque suicida muy parecido a los de la tarde sacudió el frente del consulado de Estados Unidos en la ciudad de Yeda, en la costa oeste de la monarquía conservadora más poderosa del Golfo Pérsico.
En ese atentado sólo el atacante falleció, pero dos miembros de las fuerzas de seguridad que protegían el frente de la sede diplomática resultaron heridas, según informó el Ministerio del Interior saudita. "Somos conocedores de los reportes sobre una explosión en Yeda, y estamos trabajando con las autoridades sauditas para recabar más información en estos momentos", informó un funcionario del Departamento de Estado bajo condición de anonimato.
El ataque, que logró ser frustrado por los guardias que protegían el consulado, coincidió con la celebración hoy en Estados Unidos de su independencia, una de las festividades más importantes de esa potencia. Según imágenes difundidas por los medios locales, el atacante no logró entrar al perímetro de la sede diplomática y activó su bomba frente a las rejas de la entrada. Ni siquiera llegó a salir completamente del auto. Yeda está ubicada en la costa del mar Rojo, próxima a La Meca, el lugar más sagrado para el mundo islámico.
Además, ese consulado estadounidense ya había sido objetivo de ataques de grupos radicales islamistas en 2004, en los que fallecieron nueve personas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora