En Salta, tres de cada cuatro adolescentes que llegan a las consultas por su situación de adicción han abandonado la escuela previamente. Esto expone a las claras que el consumo de esas sustancias, en muchos casos, es una consecuencia ante la falta de contención, en lugar de ser el inicio de un problema.
Las cifras fueron aportadas por el Centro de Consulta y Orientación para Adicciones de la Provincia y de otros programas como Haciendo Foco, que implementa la Secretaría de Adicciones.
"Vemos entonces que hay chicos que primero abandonan los estudios, y después cuando ya están fuera de las instituciones o de los espacios de contención, es cuando comienzan a tener los problemas de consumo", afirmó Martín Teruel, titular del organismo.
El secretario de Adicciones remarcó, además, que solo una de cada cuatro personas abandonó sus estudios por estar atrapado bajo este flagelo social.
Del total de consultas recibidas, solo un 13 por ciento son de mujeres en Salta.
"Si un chico abandonó los estudios, y no como consecuencia del uso de drogas, quiere decir que lo hizo porque no tuvo la suficiente motivación, no se lo contuvo, desde el entorno no se insistió para que continuara", lamentó Teruel.

Día Internacional

Ayer se celebró el Día Internacional de la Lucha Contra el Uso Indebido y el Tráfico ilícito de Drogas. La ONU, por ello, difundió un informe en el que se indica que una de cada 20 personas en edad adulta del planeta consumió alguna droga en 2014. Son 247 millones de personas de entre 15 y 64 años las que accedieron a estupefacientes ilegales al menos una vez ese año.
En Salta, la edad de iniciación se da a los 14 años, aunque Teruel admitió que va en ascenso el ingreso al mundo de los estupefacientes entre los 13 y 14 años. "Cuando se trabaja en los barrios aparecen chicos que empiezan a edades más tempranas. Aunque no sea el porcentaje mayoritario, es un tema que preocupa. Por eso, se diseñan modalidades de abordaje para la corta edad", agregó Teruel.

Un derecho

En la Argentina, el nivel secundario es obligatorio, pero por sobre todo un derecho de los adolescentes. Sobre la deserción escolar de los chicos previa al contacto con las drogas, el funcionario también enumeró otras causas que empujan a este flagelo como la falta de inserción social o espacios de contención y las dificultades que tienen muchas familias para acompañar, orientar, ejercer funciones de crianza y poner límites, no solo cuando los chicos ya están consumiendo sino antes.

Vulnerables

Un reciente informe del Instituto de Estudios Laborales y del Desarrollo Económico (Ielde), en conjunto con Unifec, señaló que el 50 por ciento de los niños, niñas y adolescentes del NOA viven en situaciones de exclusión, de acuerdo a una mirada social. En síntesis: muchos de los chicos está en condiciones de vulnerabilidad. Un 50 por ciento, en tanto, afirmó que recibió algún golpe en el contexto familiar.
En la actualidad, drogas legales y las ilegales son combinadas por los jóvenes, conductas sensiblemente peligrosas. "Hay naturalización de algunos consumos y ese es un factor también delicado", indicó Teruel.
"El alcohol sin dudas está naturalizado, no solo en la población juvenil sino en la sociedad en general. Entonces hay altos índices de consumo. También un fenómeno importante que se está dando es el de la combinación de distintas sustancias, donde el alcohol suele estar presente, también aparece la marihuana y algunos psicofármacos. Estos últimos son una droga legal que, cuando no es usada por prescripción médica o como parte de un tratamiento, trae sus consecuencias", agregó el secretario de Adicciones de la Provincia.

Espacios de contención

Al ser consultado sobre el abordaje en las edades más tempranas a los 14 años, el secretario de Adicciones, Martín Teruel, sostuvo que uno de los pilares es el programa Haciendo Foco.
"Estamos generando en el ámbito en el que están los chicos, posibilidades de inclusión y de contención porque ellos lo necesitan", agregó el funcionario.
En diálogo con El Tribuno ponderó los espacios de juego, deportes y actividades artísticas. "Pero sobre todo debe contar con espacios donde haya adultos que los cuiden y que se interesen por ellos", remarcó Teruel.
"Entonces, la idea de abordaje con los más chicos es justamente favorecer espacios que los incluyan y los contengan y que les permitan insertarse. A partir de una escuela deportiva, por ejemplo, también podemos trabajar en la reinserción en el sistema formal de la educación", afirmó el funcionario.

Dónde consultar

El Centro de Consulta y Orientación para Adicciones funciona en avenida Sarmiento 491.
El programa provincial fue inaugurado hace un año y se fijó como misión brindar orientación, contención y asesoramiento profesional a pacientes con inconvenientes ocasionados por las adicciones a estupefacientes.
Estos meses se implementó por los barrios el plan Haciendo Foco, tendiente a descentralizar la atención.
psiquiatrasss.jpg
El alcohol, una droga legal con fuerte penetración en jóvenes.
El alcohol, una droga legal con fuerte penetración en jóvenes.

Psiquiatras, preocupados por el alcohol y el tabaco

Piden campañas para contrarrestar publicidades de esos productos. En el marco del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA) emitió un informe en el que plantea la necesidad de campañas de prevención y educación ante los elevados consumos de tabaco y alcohol y encendió el alarma por la discriminación que padecen las personas afectadas.
El documento fue elaborado por el Capítulo de Patología Dual del APSA al que pertenece la médica salteña Dorys Flores.
"En nuestra sociedad urge la necesidad de impartir medidas y acciones educativas alejadas de cualquier sanción, alternativas que demuestren ser prácticas y de fácil aplicación .Todo esto fundado en la filosofía de que educar e informar tiende a estimular la reflexión y el pensamiento desarrollando en las personas la autoprotección. En esta 'guerra', de nada serviría eliminar las drogas del planeta sin una tarea tendiente a que el individuo pueda conocer lo mejor posible sus propias limitaciones, que lo alejen de situaciones que pondrían en peligro su integridad", sostiene el trabajo de la APSA.
Para la institución, los trastornos por abuso de sustancias son un problema complejo que en mucho excede el campo de acción de los médicos psiquiatras. "Involucra una amplísima gama de sectores del quehacer cotidiano del que ningún integrante de esta sociedad está excluido, tanto en sus causas como consecuencias y en las medidas y acciones necesarias para combatirlos".
La sociedad, a través de sus representantes -remarca el informe-, tiene la obligación solidaria de impulsar la atención de quienes lo requieran. En esto, es fundamental la responsabilidad de los gobiernos de administrar los planes de prevención, asistencia y rehabilitación en forma ecuánime y objetiva.
"Es por ello que los programas educacionales deben estar dirigidos al ciudadano común que necesita de los mismos para tomar decisiones tanto en el caso de la concurrencia a un programa de autoayuda como en la instancia de pedir ayuda profesional", difundieron.
Por otra parte, ante los abusos en el consumo de drogas legales como el tabaco y el alcohol, sobre todo de jóvenes, los psiquiatras del país consideraron fundamental instituir programas educativos que estén dirigidos tanto al personal profesional como al público en general para difundir al menos con la misma fuerza que las campañas publicitarias de estos productos.
"La población infantil y adolescente es blanco desde hace ya muchos años de crudas campañas publicitarias de promoción del consumo que, si bien no son causa suficiente para el aumento de la enfermedad, contribuyen fuertemente al recrudecimiento del problema. Esto hace pensar que en general la sociedad no ofrece a sus jóvenes un entorno sano con mensajes protectores y modelos contenedores", sostiene el documento de la APSA.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora