El 2016 comenzó de manera trágica para la familia Cardozo. El primero de enero Rubén Darío fue brutalmente asesinado en villa Esperanza, en la zona sudoeste de esta capital. Padre de una nena de 7 años, ese mediodía se había trasladado desde la casa de sus padres, en el barrio Autódromo, hasta la casa de su pareja, justamente para ver a su hija, y termino sin vida con un machetazo en el pecho. Los acusados son los hermanos Rodolfo Vilca, Walter y Francisca Chilo -esta última sería la ex de la víctima-. Los tres hermanos están detenidos con prisión preventiva.
En diálogo con El Tribuno, la abogada querellante Analía Domínguez -representa a la familia de la víctima- expresó: "Después de varias contradicciones entre ellos el fiscal Pablo Paz -fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas- decidió pedir la prisión preventiva para ellos". La doctora contó que en su declaración Francisca Chilo expresó que Cardozo llegó en bicicleta, borracho y drogado, con un machete y un palo con las intenciones de romper todo y pegarles a ellas y ahí, según manifestó, aparecieron sus hermanos.
"Ellos dicen que el supuesto agresor rompió el portón, ingresó al domicilio y que todo el hecho se desencadenó en el fondo de la casa. Sin embargo, la mujer dijo que fue en el portón de la vivienda", expresó la abogada querellante. "El señor Chilo dijo haber perdido la memoria, quedó shockeado por lo sucedido, que no se acuerda muy bien cómo llegó a sacarle el machete. Dijo no recordar por qué tenía el machete y el palo en sus manos, que no sabe cómo Cardozo hizo para llegar hasta afuera. Respecto al machete, el señor Chilo apuntó que fue para defender a su hermano, en cambio la señora Francisca dijo que fue para defenderla a ella. Muchas contradicciones".
Otra de las diferencias en sus discursos surgió respecto a una foto que fue analizada por el personal del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF). "Según la pareja de Cardozo, ella dijo que prácticamente no tenían relación, que en el último tiempo no habían compartido nada. Sin embargo, el juez le mostró una foto y ella reconoció que era del 25 o 26 de diciembre, en esa imagen están los tres -Francisca, Cardozo y su hija- comiendo sandwiches". La noche previa al crimen, Cardozo había estado tomando con unos amigos.

Sangre en la ropa de los acusados
Parte de las pericias colectadas por el CIF indicaron que las prendas de vestir de los tres hermanos tenían manchas de sangre. Según la familia de la víctima, Raúl Cardozo salió a buscar a su hija para llevarla a su casa para compartir un asado en familia. Sin embargo, cerca de las 20 se enteraron que el hombre había sido asesinado en villa Esperanza.
Los especialistas determinaron que el cuerpo de la víctima tenía la marca de un machetazo en su cuerpo, "el machete atravesó el corazón unos 15 centímetros, tenía marcas en la parte de los antebrazos. El cuerpo también presentaba varios golpes en la cabeza, como si en el hecho hubiera participado más de una persona", sacó sus conclusiones la doctora Domínguez.
Según un amigo de la víctima, Cardozo le habría contado que el primero, antes de su fatídico final, él sospechaba que su pareja estaba con otro hombre. Ante la incertidumbre, el 28 de diciembre se dirigió hacia villa Esperanza, donde primero le dijeron que su pareja no estaba y al cabo de unos minutos salió un muchacho en slip, él le quién era. "Soy el marido de la Nona -Francisca-", le respondió, según el amigo de la víctima. En ese momento ambos se habrían peleado a trompadas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora