Los vecinos del barrio Primera Junta se autoproclaman como "los olvidados" y, hasta cierto punto, es así. Ellos mismos manifestaron que la presencia del Estado es mínima y la marginalidad que existe en el lugar confirma esa definición.
Si no fuese por la solidaridad que existe entre los vecinos, es muy probable que las necesidades que tiene ese barrio se acentuarían aún más. Lamentablemente Primera Junta es nuevamente noticia por un hecho desafortunado que vuelve a golpear a sus habitantes.
El lunes, la fuerte tormenta que se desató en la zona norte pasadas las 19 provocó destrozos en muchas viviendas del barrio, dejando a sus habitantes en una situación crítica.
En diálogo con El Tribuno, los vecinos comentaron que varias familias tuvieron que refugiarse en el comedor "Por una sonrisa", que dirige Cristina Mamaní. En total unas 15 personas (12 chicos y 3 adultos) pasaron la noche en el merendero, porque no tenían otro lugar donde refugiarse.

Auxilio

"Mientras seguía lloviendo, vino mi vecina a pedirme auxilio porque se le habían volado las chapas de su casa. Yo la pude auxiliar con un poco de ropa y calzados. Tuvieron que improvisar camas entre las mesas y durmieron en las bancas", comentó Cristina Mamaní.
Pero ella también estuvo entre los afectados por la tormenta de ayer. La mujer contó que el agua entró en su vivienda y en el depósito donde guarda y almacena los alimentos para el comedor.
Como suele pasar en el barrio, varias mamás que trabajan y colaboran con el comedor también se vieron perjudicadas por la lluvia. "A todas le pegó el agua. Ellas me vienen a contar hoy (por ayer) que no saben qué hacer", comentó Cristina.
"La Cooperadora Asistencial vino y les dijo que les van a dar ayuda pero es ahora cuando tienen que ofrecerles una mano a todos, es gente que quedó sin nada", expresó la dueña del comedor, que surgió por las necesidades de las familias de la zona.
Más allá de las pérdidas materiales, el dolor de Cristina pasa por otro lado. "Ningún funcionario se acercó para ver qué necesitamos. Somos seres humanos por Dios, somos como ellos. No vestimos igual pero pensamos", expresó dolida. Y agregó: "Había gente llorando, muchas casas están afectadas. Si todos fuéramos solidarios esto no sería así. La necesidad aprieta y mucho".

"No sé qué hacer"

Belén Tarifa tiene 23 años y es una de las vecinas que perdió todo por el temporal. "Cuando empezó la tormenta estábamos metidos en la pieza, mis hijos estaban asustados porque llovía fuerte y de repente se levantó la chapa con todo", relató la mujer.
Belén contó también que, ante la desesperación y el miedo, lo primero que hizo fue agarrar a sus hijos, todos menores, y llevarlos a otro lugar.
"Una de mis hijas salió corriendo asustada porque tenía miedo, ya que empezaron a caer pedazos de bloque en la cama. Lo único que pude salvar son los colchones, después perdí todo", lamentó.
La vivienda de Belén está en un terreno que comparte con su mamá y una prima. Su casa está construida con bloques de cemento y ladrillones. El techo que se voló era de chapa y estaba apenas asentado en unos tirantes de madera.
El piso es de tierra, como en la mayoría de las viviendas. "En la otra piecita vive mi mamá, la de ella está bien, pero son varios los que viven ahí", explicó.
Mientras seguía lloviendo, Belén fue a la casa de Cristina Mamaní a pedirle ayuda. No tenía otro lugar adonde ir con sus hijos. "Por suerte doña Cris me dijo que me quede acá hasta que consiga otra cosa. No sé que voy a hacer", expresó.
Después del temporal, lo único que quedó a salvó fue una muñeca que está colgada en una de las paredes. Belén perdió todo.
Los colchones, la ropa de sus hijos, la suya, sus muebles y su casa quedaron arruinados por el agua y el barro. Es por eso que necesita la ayuda de todos los salteños.
Para colaborar con esta familia y todas las que fueron afectadas por el temporal la gente puede acercarse al comedor "Por una sonrisa", ubicado en la manzana 515 C lote 4 o bien llamar al 154521559 y comunicarse con Cristina Mamaní.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora