La comunidad universitaria de la UNSa elegirá hoy a las nuevas autoridades: rector, decanos y representantes de los docentes y alumnos. El acto eleccionario se desarrollará entre las 8 y las 19 y podrán votar unos siete mil alumnos de todas las carreras y sedes, de un total de diez mil electores. Ninguno, ni estudiantes ni docentes, podrá hacerlo en dos facultades diferentes. En los padrones figuran los estudiantes que el año pasado aprobaron al menos dos materias.
Si ninguno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta, las nuevas autoridades surgirán de una segunda vuelta entre los dos más votados, el 29 de abril. El cambio de autoridades se realizará el 11 de mayo.
De esta manera, la casa de altos estudios elegirá al sucesor de Víctor Claros, quien concluye su segundo período y se postula para el decanato de Ciencias Económicas. Tres fórmulas se disputan el rectorado. Catalina Buliubasich-Sergio Moreno, de la lista Universidad Futura; Antonio Fernández Fernández-Edgardo Ling Sha, de Compromiso Académico y Social, y Carlos Puga-Adriana Ortiz, de la lista Evolución.
Docentes, no docentes, estudiantes y graduados votarán en el rectorado, las sedes de las seis facultades en el campus universitario, así como en las sedes de Tartagal, Orán, Metán, Rosario de la Frontera, Cafayate y Santa Victoria.
La campaña y las propuestas de los candidatos pusieron eje en el aspecto social por sobre el académico.
En primer lugar, la retención de los alumnos. El fenómeno de la deserción y la morosidad de los estudiantes para concluir sus carreras es un rasgo endémico que la actual gestión abordó por medio del estímulo de las becas, pero que refleja también la falta de motivación y la endeble formación de los egresados del nivel medio.
Se estima que el 80% de los estudiantes de la UNSa proviene de hogares de bajos ingresos, por lo que el funcionamiento del comedor universitario, el régimen de becas y las medidas de contención social son insoslayables.
La expansión de la oferta universitaria, con la apertura de sedes en el interior, especialmente la carrera de Enfermería en Santa Victoria y la puesta en marcha de la carrera de Medicina marcaron la agenda electoral. En la elección, probablemente, pesarán también las perspectivas que genera el cambio de gobierno a nivel nacional.
Otro aspecto que pesará en la voluntad del mundo académico es la perspectiva de creación de nuevas carreras y ampliación de cargos docentes, así como la celeridad en la entrega de títulos, el acortamiento de la duración media de las carreras y la mayor continuidad de los alumnos para rendir los exámenes,
En las campañas, el gran ausente fue el tema de la calidad educativa, la modernización tecnológica y la salida laboral de los graduados, a pesar de que se trata de cuestiones muy presentes entre las preocupaciones de los alumnos y en las cuales la universidad encuentra uno de los mayores desafíos. Lo mismo ocurre con los programas de investigación y de apertura a la comunidad, exigidos en forma cada vez más pertinaz por el Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora