Una de cada cuatro personas muere en el mundo a causa de una trombosis, encabezando la lista de causas de fallecimientos prevenibles en el paciente internado.
"Cada año mueren en nuestro país cerca de 4.300 personas por tromboembolismo pulmonar, una enfermedad vascular poco conocida que, junto al infarto agudo de miocardio y al accidente cerebrovascular (ACV), encabeza el ranking de muertes a nivel mundial: 1 de 4 personas muere en el mundo por trombosis", dijo Alicia Vilaseca, jefa del Servicio de Hematología y Hemostasia de la Clínica San Camilo, miembro Titular del Grupo Cooperativo Argentino de Hemostasia y Trombosis,y de la Sociedad Argentina de Hematología.
En Argentina, se estima que unas 60.000 personas sufren un tromboembolismo venoso (TEV) por año. Aproximadamente 48.000 de ellos se manifiestan como Trombosis Venosa Profunda (TVP) y unas 15.000 personas desarrollan un Tromboembolismo Pulmonar (TEP). Este último tienen una tasa de mortalidad de hasta 30%, o sea 4.300 muertes por año en el país.
"Un coágulo sanguíneo en la pierna o pulmones puede ocurrirles a personas de cualquier edad", señaló Patricia Casais, especialista del Grupo Cooperativo Argentino de Hemostasia y Trombosis (CAHT), aunque el riesgo se incrementa con el paso de los años.
¿Qué es?
La trombosis es la formación de un coágulo en un vaso sanguíneo. El coágulo es una parte de la sangre se vuelve sólida, obstruye el paso de la sangre y forma una trombosis.
Si el coágulo se forma en la pierna, la sangre se estanca y las venas se inflaman. Aparece el dolor, la piel se vuelve sensible, caliente y de color azulado.
Puede ocurrir que el coágulo viaje a los pulmones y provoque una embolia pulmonar, que puede ser mortal. En ese caso, los síntomas incluyen falta de aire, aumento en la frecuencia respiratoria y cardíaca, dolor de pecho, mareos o desmayos.
Por su parte, los infartos y ataques cerebrovasculares se producen cuando el coágulo obstaculiza el flujo normal de sangre en una arteria del corazón o del cerebro, respectivamente, mientras que la TEV se origina por la oclusión de una vena (generalmente de la pierna), con alto riesgo de desprenderse y de viajar por el torrente sanguíneo hacia el pulmón.
Los sitios de formación de trombo son en el corazón, arterias, venas y capilares, por lo que la trombosis puede formarse en cualquier parte del aparato circulatorio.
Las causas
En 1852 el médico berlinés Rudolf Virchow distinguió tres causas principales:
- la reducción de la velocidad de flujo de sangre, por ejemplo por reposo en cama, un vendaje de yeso, una férula, una deshidratación importante o por una afección venosa previa.
- Lesiones en la pared vascular, a causa de una operación, una herida, una inflamación o alteraciones venosas por la edad (várices).
- Aumento de la tendencia a la coagulación sanguínea, por ejemplo cuando se altera el equilibrio normal entre la coagulación y la dilución de los coágulos, a causa de ciertos medicamentos.

Factores de riesgo

Las mujeres embarazadas, las personas con obesidad y aquellas que deben permanecer inmóviles un largo período de tiempo presentan más posibilidades de padecer una trombosis. También influyen los antecedentes familiares y la ingesta de anticonceptivos orales.

La prevención

Se trata de una enfermedad prevenible y controlable, por lo que las revisiones médicas periódicas son fundamentales. Aquellas que se encuentran en los grupos de riesgo deben recibir tratamiento adecuado con medicamentos anticoagulantes o dispositivos mecánicos, como el uso de medias de compresión para evitar la formación de coágulos.
Los pacientes internados pueden recibir instrucciones de desplazarse o hacer ejercicios con las piernas tan pronto sea posible.
En el caso de quienes deben permanecer quietos cuatro horas o más por viajes o trabajo, debe tomarse unos minutos para levantarse, estirar las piernas y caminar un poco. Y, siempre, ante la duda, concurrir a un profesional.

Una aplicación para prevenir la afección

Un grupo de médicos clínicos y hematólogos argentinos, con el auspicio del laboratorio Sanofi, desarrolló la aplicación orientada a médicos TromboRisk.
Esta aplicación permite estratificar el riesgo de que un paciente internado por enfermedades clínicas, quirúrgicas y/o quemados pueda presentar un tromboembolismo venoso.
La app, de uso gratuito, está disponible para dispositivos Android y Apple.
Para la estratificación del riesgo, establecido en bajo, moderado o alto, el sistema considera los motivos por los cuales el paciente está internado y factores propios de cada paciente, que elevan su chance de desarrollar un evento tromboembólico venoso (como la edad o el reposo prolongado).
“Esta aplicación permitirá a los médicos contar con más recursos a la hora de evaluar el riesgo de cada paciente y decidir la conducta más apropiada para cada caso”, señalaron varios especialistas que fueron consultados sobre la materia.
Se espera que la app se convierta en una herramienta más de prevención para evitar fallecimiento de los pacientes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora