Cuando el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que piensa deportar hasta 3 millones de inmigrantes indocumentados al inicio de su gobierno, hubo diferentes reacciones. Para unos, fue una señal inequívoca de que está dispuesto a cumplir su promesa de campaña de endurecer la política migratoria de su país, expulsando masivamente a extranjeros que viven en él. Pero otros concluyeron que Trump parece adoptar una postura más flexible respecto a su idea inicial de deportar unos 11 millones de inmigrantes indocumentados, que planteó hace unos meses. Trump indicó el domingo que su gobierno atrapará a los inmigrantes con "antecedentes criminales, miembros de pandillas, traficantes de drogas, que son muchas personas, probablemente dos millones, quizá hasta tres millones".
Pero además de lo que Trump dijo antes de la elección y lo que dice ahora, hay otra comparación posible: las cifras que plantea versus las deportaciones que realizó el actual gobierno de Barack Obama. Y allí es posible ver que el gobierno de Obama expulsó del país en ocho años casi tanta gente como ahora plantea hacer Trump.
El gobierno de Obama deportó cerca de 2,5 millones de inmigrantes entre 2009 y 2015 usando órdenes de remoción, según datos del Departamento de Seguridad Nacional. Las mismas cifras oficiales muestran que ningún otro presidente en la historia de EEUU expulsó tantas personas como Obama, que debido a ese récord fue llamado de "deportador en jefe" por líderes de la comunidad latina.
Su antecesor, George W. Bush, deportó a unos dos millones en ocho años de gobierno, adoptando herramientas novedosas como reglas más amplias para definir quién podía ser removido. Esos instrumentos fueron heredados por Obama, quien se mostró dispuesto a utilizarlos desde el comienzo de su gobierno.
En EEUU hay unos 820.000 inmigrantes sin autorización con condenas criminales, que incluyen delitos menores, y probablemente un millón de inmigrantes legales que podrían ser deportables por antecedentes criminales. Eso marcaría un promedio de entre 400.000 y 500.000 personas deportadas por año, sin tener que pedir recursos adicionales del Congreso.
La mayoría de los deportados en los últimos años provenían de México, donde un funcionario de migración dijo que el gobierno espera que aumente la cantidad de ciudadanos expulsados de EEUU pero no de forma inmediata. Por ahora falta claridad sobre hasta dónde llegará.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora