Hay una forma de turismo que también tiene en cuenta nuestra relación con la salud: el turismo termal. Se trata de una forma de viajar y conocer nuevos lugares que también nos permite disfrutar de los muchos beneficios que tienen las aguas termales. Los diferentes establecimientos que podemos encontrar por todo el mundo ofrecen, dependiendo de la clase de agua termal de la que dispongan, diferentes tipos de tratamientos para el cuidado del cuerpo. En Salta contamos con el Hotel Termas de Rosario de la Frontera. Pero ahora hablaremos de un hotel termal que se encuentra cerca de un volcán: el Copahue.
En Neuquén
En un especial entorno natural, a 380 kilómetros de la ciudad de Neuquén, se encuentra esta villa termal reconocida internacionalmente por sus aguas, vapores, algas y fangos, valorados por las propiedades que les brinda la influencia del volcán Copahue.
La localidad es un verdadero centro termal que ofrece programas personalizados prescriptos exclusivamente por profesionales médicos, que combinan diversos recursos y técnicas para aliviar afecciones osteoarticulares, dermatológicas, respiratorias y digestivas, además de contar con terapias preventivas, antiestrés, de belleza y estética.
La conectividad está dada por los colectivos diarios que salen desde la terminal de Neuquén y, por otro lado, hay durante tres días distintos de la semana un "bus termal", que es un colectivo que hace el transporte directo, saliendo de la terminal, pasando por el aeropuerto de Neuquén, y va hasta Copahue.
Los mapuches estaban convencidos de sus riquezas y poderes para el espíritu, y lo bautizaron con ese nombre que en su lengua significa "lugar de azufre".,
A solo 18 kilómetros de Caviahue, a 388 kilómetros de la capital neuquina, y a los pies del volcán, de 2.925 metros sobre el nivel del mar, se levanta la villa de Copahue con el centro termal, al cual se puede acceder solo en la temporada estival, de noviembre a mayo.
Las termas de Copahue poseen valiosas propiedades que las hicieron famosas a nivel internacional y les otorgaron el aval de la Organización Mundial de la Salud. Una maravilla nacional a la que debemos conocer.
Las aguas de deshielo, que se pueden disfrutar en el hotel, adquieren sus atributos químicos y minerales de distinta concentración a medida que viajan por el interior del volcán, originando fuentes y vertientes de agua verde, sulfurosa, de Vichy, ferruginosa, entre otras.
Pero como está todo calculado, el complejo termal, epicentro de la villa, posee un equipo médico permanente, que se suma a la infraestructura y los servicios adecuados para recibir a los visitantes.
Entre baños y relax, Copahue también esconde lugares que bien valen la excursión, entre ellos el trekking a la laguna y el cráter del volcán. Previo aviso a los dueños, las estancias de la zona se prestan para practicar pesca deportiva y caza menor.
En Copahue el clima es seco de alta montaña, con fuertes vientos y altibajos de presión atmosférica. Presenta bruscos cambios de temperatura y, aún en verano, pueden registrarse precipitaciones de nieve, aunque las nevadas más fuertes se dan de abril a octubre. La temperatura media anual se ubica entre los 3º y 4º C y en el verano existe una gran amplitud térmica.
Hasta el centro termal se accede por las mismas rutas que llevan a Caviahue desde Neuquén: nacional 22 y provinciales 21 y 26, realizando por este mismo camino los últimos 18 kilómetros después de Caviahue, rumbo al noroeste.
Con sus tesoros volcánicos, Copahue espera para un relajante descanso o una vivificante dosis de aguas termales, rejuvenecedoras de la salud y el cuerpo. Hay dónde comer y pernoctar. Solo hay que animarse.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora