identificación de amenazas se lleva a cabo con un grupo de trabajo que incluye a otras redes sociales, como Facebook y las búsquedas de Google.
En un texto publicado el 5 de febrero de este año, por medio de la cuenta @Policy, la plataforma explica que sus políticas de servicio han cambiado de acuerdo a cómo ha mutado el comportamiento de los usuarios, en relación directa a las amenazas de terrorismo. De esto modo, la plataforma manifestó que desde mediados de 2015, más de 125.000 cuentas que contenían amenazas o promociones de actos terroristas, sobre todo relacionadas con el Estado Islámico, fueron suspendidas. "Como mucha gente alrededor del mundo, estamos espantados por las atrocidades perpetradas por grupos extremistas. Condenamos el uso de Twitter para la promoción del terrorismo" y nuestras políticas "dejan claro que este tipo de comportamiento o cualquier amenaza de violencia no está permitida en nuestro servicio", explica la cuenta de políticas de uso de la red social @Policy. Twitter ha incrementado su rastreo y amplió la búsqueda a cuentas similares a las que fueron reportadas y utiliza distintas herramientas que lo ayuden a identificar las amenazas, tales como cuentas de spam, entre otras. El rastreo de contenidos extremistas online comenzó a principios de 2013 junto a grupos no gubernamentales como Personas Contra el Extremismo Violento (PAVE), por sus siglas en inglés People Against Violent Extremism, y el Instituto de Diálogo Estratégico, así como grupos gubernamentales tales como la Casa Blanca, el Departamento de Leyes de Australia, el gobierno del Reino Unido, el primer ministro francés, la Comisión Europea y la ONU. La cuenta explica que "así como muchos expertos y otras compañías notaron, no existe un algoritmo mágico para identificar el contenido terrorista en internet, de modo que las plataformas globales se ven forzadas al desafío de juzgar las llamadas o frases basada en una información limitada". La red social dio cuenta de la importancia y fragilidad sobre el tema, puesto que se dirime entre la libre expresión y la amenaza directa a la población civil. "Como plataforma de expresión abierta, buscamos constantemente hallar un equilibrio entre la aplicación de nuestras reglas y prohibir este tipo de conductas, y la capacidad de libre expresión de nuestros usuarios, inclusive si estas opiniones puedan desagradar o ser ofensivas para otros". "A pesar de las dificultades, continuaremos en nuestro objetivo de hacer cumplir agresivamente nuestras reglas en el área de seguridad junto con las autoridades en la materia en busca de soluciones", finalizó la cuenta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia