El barrio rosarino El Molino de Roldán fue escenario de una tragedia familiar en un caso tan misterioso como terrible: un anciano de 93 años mató a su nieta de 33 de un balazo y causó conmoción en la principal ciudad de Santa Fe.
Analía Villanueva, una joven abogada que trabajaba en un juzgado de familia, falleció en el hospital Clemente Álvarez, un día después de que su abuelo Enrique le efectuara un disparo con un arma calibre 33 en su cabeza.
El incidente se produjo en una vivienda ubicada en la calle Ráfaga 267. Una discusión hogareña cotidiana terminó de la peor manera. Según informó el fiscal de la Unidad de Homicidios Luis Schiappa Prieta, el conflicto se inició cuando el anciano reprochó a su hija Alicia y a su nieta Analía asuntos sobre la comida que le servían a él y a su mujer, que padece Alzheimer, una empleada doméstica recién contratada.
El tono de la discusión se elevó cada vez más hasta que el anciano tomó su bastón y empezó a golpear a su hija Alicia. Fue entonces cuando la joven de 33 años vio que su madre sangraba y comenzó a insultar a su abuelo, quien en un arrebato recogió su revólver Colt y efectuó cuatro disparos. Uno de ellos impactó en la nuca de Analía, quien falleció un día después (todo sucedió el sábado).
El abuelo fue acusado formalmente por homicidio agravado y ayer acudió a los Tribunales provinciales con unas pantuflas en los pies y con claras dificultades de movilidad (necesitó la ayuda del abogado oficial para poder caminar) para dar su testimonio sobre los hechos.
"Usted me acusa de algo que fue un error. Yo no soy un tonto, no veo bien, no escucho bien pero pienso y razono. Yo no salí a dispararle a nadie. La bala le pegó de rebote y está comprobado porque está toda deformada. No son unos ángeles. Mi hija no es un ángel, lamento decirlo porque es mi hija" "Usted me acusa de algo que fue un error. Yo no soy un tonto, no veo bien, no escucho bien pero pienso y razono. Yo no salí a dispararle a nadie. La bala le pegó de rebote y está comprobado porque está toda deformada. No son unos ángeles. Mi hija no es un ángel, lamento decirlo porque es mi hija"
, dijo el atacante en los Tribunales provinciales.
El juez Juan Carlos Curto, por su parte, ordenó pericias psiquiátricas del agresor para determinar si en el momento del crimen actuaba bajo conciencia clara de lo que estaba haciendo.
Mientras el atacante dio su testimonio, su hija Alicia se encontró en el recinto y le propinó todo tipo de insultos: "La mataste, hijo de puta, la mataste".
En tanto, el propio anciano reveló detalles sobre una relación muy conflictiva con su hija: "Le cuento una historia: Mi hija hizo un autorrobo en mi anterior casa. Me llevó a Roldán, me dejó un mes allá y después vino y me dijo: ¿Sabés que te robaron? Limpiaron la casa. Se llevaron $60.000 que había en un bolso en un galpón. La única que sabía dónde estaba eso era ella. Ella me robó. No hizo ni la denuncia a la policía", esgrimió el acusado.
Y añadió respecto al momento del ataque: "Me empezaron a insultar y a pelearme. Estoy medicado por una afección cardíaca y una enfermedad de próstata. Y ella viene con esa soberbia y me grita".
El hombre quedó en prisión preventiva y fue alojado en un calabozo para adultos mayores de la cárcel de Piñero.
ANALIA1.jpg
a casa donde ocurrió el crimen de la joven de 33 años productor de un disparo que le dio su abuelo de 93 años. Foto La Capital de Rosario.
a casa donde ocurrió el crimen de la joven de 33 años productor de un disparo que le dio su abuelo de 93 años. Foto La Capital de Rosario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 17 días

Prostático, cardíaco, sordo y chicato, igualmente el veterano y su Colt, son un peligro.


Se está leyendo ahora