Ayer se cumplió el primer aniversario de la desaparición de Carlos Vernazza, el ilustre maestro del periodismo que dejó marcado como una impronta, entre los salteños, el legado de esta profesión a la que sirvió durante casi medio siglo. A partir de 1969 la redacción de El Tribuno fue su casa y con el correr de los años se constituyó en un gran referente de las futuras generaciones de periodista. En este matutino se desempeñó como jefe de redacción y subdirector. Luego de dejar estos cargos publicó periódicamente crónicas sobre viajes por el mundo no solo en El Tribuno, sino en otros diarios del interior del país, como El Litoral, de Santa Fe y Nueva Rioja, entre otros.
Para quienes lo conocimos resulta difícil abstraerse a su recuerdo porque como hombre que abrevó en los campos fértiles de la docencia predicó con su ejemplo y se encargó de dejar enseñanzas para los que venían de atrás. Procedente de la provincia de Santa Fe, llegó a Salta como un joven profesor de geografía y se dedicó a la docencia durante 14 años antes de entregarse por completo al periodismo.
El "Profe Vernazza", como todos lo conocían, tenía el sello distintivo de la bonhomía en que la que se conjugan afabilidad, sencillez, bondad y honradez de una persona. Al margen de su fina pluma, estos valores han potenciado su personalidad en los distintos ámbitos donde le tocó desempeñarse.
Vernazza fue un viajero incansable, conoció cerca de cien países. Antes de morir escribió el libro "La vida es un viaje", una síntesis de su peregrinaje por el mundo. En 2005 había editado "El periodismo, esa pasión", en el que seleccionó los 22 mejores reportajes a destacadas figuras del periodismo, las letras, políticos, etc. Estaba dotado de una memoria envidiable y como prueba de ello, meses antes de su muerte recordaba el nombre y la dirección de un café en los suburbios de Nueva York o de una tienda de París, donde estuvo en la década del ''70.
La desaparición de Vernazza no solo causó profundo dolor entre los salteños, sino en la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), de la que fue su miembro durante varios años. "Gracias a su tarea y compromiso en Adepa tuvimos la dicha de apreciar y disfrutar todos los conocimientos que tenía Vernazza como periodista, historiador, geógrafo e inquieto viajero. Lo recordaremos por siempre", expresó Guillermo Ignacio, presidente de la entidad que nuclea a los propietarios de los medios de prensa de la Argentina.

Su trayectoria

Carlos Vernazza nació el 19 de mayo de 1941 en Esperanza, provincia de Santa Fe. Egresó como profesor de Ciencias Sociales en la Universidad Nacional del Litoral. Proveniente de una familia de trabajadores, se pagó sus estudios universitarios trabajando como mozo en los veranos en las sierras de Córdoba. A su arribo a Salta se desempeñó como profesor de geografía en el colegio Tommasini y luego ingresó como periodista a El Tribuno. Entre 2000 y 2012 fue el subdirector editor de la revista institucional de Adepa, el Noticiario de la Prensa Argentina. Allí se destacó por su ejemplar trabajo, que incluyó decenas de entrevistas a figuras del periodismo nacional e internacional, y artículos sobre aspectos de la vida institucional del país. Además, dictó conferencias en once universidades del país, seminarios en Venezuela y Costa Rica y participó en 9 congresos mundiales de periodismo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora