Un ataúd sin cuerpo fue arrojado en el vertedero San Javier de esta ciudad el viernes por la mañana. Trascendió que estaba cerrado y las humildes personas que suelen buscar objetos para vender habrían abierto el cajón. En su interior tenía un tul y telas blancas con un color sanguinolento con aspecto y olor desagradable.
Empleados del lugar llamaron al 911 y al cabo de algunos minutos fueron entrevistados por los efectivos. Los trabajadores aseguraron que vieron un vehículo de una empresa de sepelios ingresar al lugar y sospecharon que empleados de esa empresa habrían dejado el cajón en medio de la basura. Fuentes del vertedero explicaron que "el 911 verificó y el ataúd no tenía ningún cuerpo, ni restos. Era solo la carcaza de madera y fue dejado allí por una empresa chica de sepelios".
"Las firmas tienen el permiso para hacer eso, son cajones donde los cuerpos se colocan para crematorios. El ataúd queda en desuso y lo tiran porque es basura. Si bien no es frecuente, tampoco es extraño. No es algo que se tire todos los días pero está permitido. La empresa debe contar con el permiso municipal".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora