Cuando llegan las vacaciones, dónde llevar a las mascotas es uno de los problemas recurrentes. Por eso, en la rotonda del Faro de Mar del Plata, entrando por Playas del Balcón, un médano sin uso se convirtió en el primer balneario del país pensado exclusivamente para perros. "Acá está prohibido entrar sin mascota", dice Gabriel Sapienza, adiestrador canino. Inspirándose en opciones similares que ya funcionan con éxito en otras partes del mundo como España, Italia, México y Estados Unidos, esta playa "100% pet friendly" inauguró la temporada con veinte carpas y una piscina para perros, además de instalaciones como duchadores, puesto veterinario, un "pipí room" y una pista de agility, con rampas y obstáculos para que los animales se ejerciten.
"En la costa argentina existen algunas playas donde los bañeros permiten a los dueños entrar con mascotas, pero después no hay nada preparado para ellas", explica Nair Pereira, que creó Yes! Playa Canina con su pareja. En este balneario, en cambio, los clientes principales son las mascotas, y para ellos existe un abanico de servicios playeros: pileta canina, fuente con aguas danzantes y hasta hamacas en tamaño pequeño, donde los de cuatro patas pueden tomar sol junto a sus dueños.
Para ingresar al balneario, se requiere un apto veterinario, con libreta, desparasitación y pipeta al día. También realizan a la entrada un examen de comportamiento y sociabilidad, para que no haya problemas con otros animales.
En enero, el alquiler de una carpa para un máximo de dos perros y seis personas cuesta 900 pesos por día, con dos cocheras, y también se puede optar por una sombrilla básica de 500 pesos, o una con sillas y mesas a 650. Todo incluye los servicios mascoteros: distribución de agua fresca carpa por carpa, y un encargado de llevarlas tres veces por día al "pipí room", además de un dispenser de bolsas y palas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora