Vecinos de villa Floresta, uno de los barrios más antiguos y "abandonados" de la ciudad, según manifestaron a El Tribuno, piden a gritos que inicien las obras de la nueva red de agua para la zona. En total hay 800 familias afectadas, según los delegados barriales.
El el lugar vive gente hace 60 años. Solo la parte media del barrio, la más antigua, cuenta con red de agua y cloacas regulares. El resto subsiste con conexiones clandestinas. Los que tienen sus casas sobre el faldeo del cerro están en peores condiciones: dependen del camión cisterna.
Los vecinos solicitaron que se sume otro vehículo para abastecerlos. "Pasa cada 12 o 18 días distribuyendo agua manzana por manzana", aseguraron.
Cansados de no recibir respuestas, el martes pasado y también hace dos semanas, los vecinos se unieron y salieron a la calle para pedir a la empresa prestadora, Aguas el Norte, y a los gobiernos provincial y municipal que tomen cartas en el asunto.
"Antes de las elecciones personal de la empresa Aguas del Norte nos dejó unos folletos diciéndonos que a la brevedad empezaban las obras de la nueva red con una inversión de 40 millones. El 8 de octubre nos reunimos con los directivos de la empresa, pero hasta ahora no se ve ningún movimiento de obra", explicó Siro Quiroga, quien estuvo en la reunión y vive en Floresta hace 27 años.
El vecino que vive frente a Siro también está preocupado por la situación. Hace 30 años que está en el lugar. "Somos uno de los barrios más antiguos de la ciudad y el más abandonado", sentenció.
Amelia Rodríguez, a cargo de un comedor infantil de la zona, contó que solo hay conexiones de agua y cloacas regulares en la parte media.
"En el sector que colinda con la avenida Delgadillo se asentaron hace unos 10 años. Luego tenemos a los que viven contra el cerro. Ahí todos los días hay nuevas familias asentadas. El agua es fundamental para todos", explicó la mujer.
Otros problemas
El grupo de vecinos contó que en el sector denominado Alto La Floresta están a la espera de las escrituras.
"Tenemos un gran sector del barrio, entre las calles Abel Gómez y Río Gallegos, al que llamamos Alto La Floresta, con un plano aprobado de infraestructura para que nos den las escrituras", dijeron.
El problema, según los vecinos, es que falta que se realicen ciertas obras como delimitación de calles y cordón cuneta, además de reubicar a cinco familias que viven cerca de las torres de alta tensión e instalar los servicios. Los terrenos abandonados y convertidos en baldíos también les preocupan.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora