Félix Ruiz Díaz es salteño, pero desarrolló su carrera como boxeador en Buenos Aires. Allí le tocó vivir las experiencias más duras y tener que trabajar de lo que sea para poder sobrevivir. Fue entonces cuando conoció de cerca todos los peligros que encierra la calle y cómo se va "devorando", de a poco, a cientos de chicos inmersos en la pobreza, el desamparo y, sobre todo, la indiferencia de la sociedad.
Conmovido profundamente ante esa realidad, Felix decidió no quedarse cruzado de brazos y actuar como se debe.
Casado con Zulma Ramos, oriunda de Salvador Mazza, decidieron radicarse y trabajar en esa ciudad norteña desde hace algún tiempo.
Allí, Félix emprendió su sueño y, con mucho sacrificio y esfuerzo, creó hace tres años la escuela de boxeo para niños, adolescentes y jóvenes.
Al principio fue muy difícil, ya que no contaban con la ayuda de nadie y este emprendedor debía autosustentarse como pudiera. Por eso acondicionó parte de su propia casa para que comience a funcionar la escuela y no demorar más la iniciativa.
El éxito fue rápido y rotundo. Los chicos comenzaron a llegar por decenas y hoy son 74 alumnos, con edades que van desde los 5 hasta los 24 años. Entrenan todos los días, a partir de las 21, en las categorías amateur y profesional.
Las clases se siguen dictando en su casa y también en un espacio prestado, ubicado frente a la plaza central. Pero las perspectivas son muy positivas: el año que viene contarán con un lugar propio en el Complejo Deportivo municipal, según el compromiso que recibieron.
"Gracias a Dios la comuna nos apoya en un ciento por ciento en este proyecto. Cuando terminen las obras del complejo, que se llevan adelante actualmente, tendremos allí nuestro espacio propio", contó a El Tribuno el exboxeador, que le sigue dando pelea a la vida.
"Pasé hambre y trabajé de lo que sea para poder comer. Por eso conozco de cerca toda la realidad de la calle. Cuando llegué a Salvador Mazza vi que no había una escuela de boxeo y me puse manos a la obra", señaló.

Contener y ayudar a crecer
En la escuela no solo se aprende boxeo, sino que además es un lugar de encuentro, de enseñanza de valores para la vida y de contención integral.
"El deporte es lo mejor para sacar a los chicos de las drogas. Tengo hijos y no quiero que lleguen a eso. Mi esposa me ayuda y me apoya en todo. En la escuela hay varios casos de chicos con problemas familiares y de adicciones. Desde que empezaron están mejorando y eso para mí es muy gratificante y esperanzador. Los chicos no vienen acá solamente a aprender a boxear; saben que pueden apoyarse en mí para enfrentar sus problemas", destacó este hombre de 44 años que busca moldear un nuevo camino en el corazón de decenas de chicos de Salvador Mazza.
Las chicas ganan terreno
Un dato llamativo y gratificante a la vez es que, de los 74 alumnos que concurren a la escuela de boxeo municipal, 27 son mujeres.
Es que las chicas van ganando su espacio en la práctica de este deporte también en el interior del país y de la provincia.
"Cada vez son más las niñas que se vuelcan al boxeo. Le ponen mucho empeño y es un deporte excelente para aprender defensa personal, especialmente con tantos casos de violencia de género que se están registrando en la actualidad", consideró Félix tras destacar lo completo que es este deporte.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


raul alberto costes
raul alberto costes · Hace 13 meses

Muy bueno Felix, lastima que el municipio no ayude a las demás instituciones deportivas de pocitos, por ejemplo la esc. de box del flaco araos que tiene muchos años en la localidad, pasa lo mismo con los indios hockey , que la municipalidad no los tiene en cuenta nunca y principalmente entre las muchas cosas que no se ocupa, debería ocuparse de esta situación : https://www.facebook.com/NoticiasPocitosSalta/videos/vb.178188139008672/472230596271090/?type=2&theater