Un cabo de la Gendarmería Nacional llegó ebrio a su barrio e intentó entrar en una casa que no era la suya. El hecho ocurrió el viernes, a las 8, en el barrio Picapiedra de Tartagal. Los moradores vieron como el efectivo intentaba entrar en la vivienda y llamaron a la Policía. Los efectivos fueron recibidos con insultos y amenazas. "Fuera de aquí, no se me acerquen, no saben con quien están tratando, los voy a hacer echar a todos", les gritaba mientras se ponía cada vez más violento. Luego fue trasladado a la comisaría 42 y posteriormente al Escuadrón 52, donde quedó demorado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...