Las muertes por la inseguridad vial en Salta no cesan. Ayer, un camionero que había volcado hacía una semana, y un hombre de 73 años murieron a raíz de los golpes y heridas que sufrieron en sendos siniestros viales ocurridos en Colonia Santa Rosa y en la ciudad de Salta.
De acuerdo a las cifras de la Policía, ya son 137 las vidas que se perdieron en choques, vuelcos y atropellos. A ellos se suman otros dos jóvenes que habían resultado heridos y fallecieron tras varios meses de agonía, pero por el tiempo transcurrido la Policía no los incorpora a sus estadísticas.
Pedro Laureano Toledo, de 42 años, conducía el sábado de la semana anterior un camión en el que viajaba con un adolescente de 15 años y un niño de 3.
Aún no se sabe qué sucedió, pero el hombre perdió el control del camión y volcó. El vehículo quedó con las cuatro ruedas hacia arriba; el conductor sufrió gravísimas heridas, por lo que lo trasladaron al hospital San Vicente de Paul, en Orán. Los dos menores de edad fueron atendidos también, pero estaban fuera de peligro.
Una semana después de aquel siniestro, el camionero falleció a raíz del "traumatismo encéfalo craneano grave y politraumatismo", cuadro que no pudo superar a pesar de las atenciones que recibió en el hospital.

En un corralón

La segunda víctima del tránsito es un hombre de 73 años que, según el informe de la Policía, realizaba trabajos temporarios en un corralón ubicado sobre la avenida Paraguay.
El último viernes, alrededor de las 17, Rodolfo Jerez, trabajaba en uno de los accesos que la empresa tiene sobre la avenida.
A esa hora, uno de los camioneros que estaba en el lugar, realizó una maniobra con el vehículo hacia adelante. Aparentemente no habría visto que el hombre mayor estaba muy cerca del vehículo y terminó atropellándolo.
Los gritos de otros trabajadores hicieron que el camionero se detuviera, trataron de rescatar al hombre y de inmediato pidieron una ambulancia.
Jerez fue llevado al hospital San Bernardo, pero no pudo sobrevivir al aplastamiento. La fiscalía de Graves Atentados contra las Personas N§ 4 intervino en el caso.

Estruendoso choque

Era cerca del mediodía y en las canchas del Club Popeye se jugaban partidos de hockey. Un colectivo 6A Transal tomó la avenida Arenales y en la parada frente al club se detuvo para permitir que descendieran y subieran pasajeros. Lo que no imaginó el chofer fue que el conductor de una camioneta Toyota Hilux no advirtiera su maniobra y lo chocó desde atrás.
El impacto generó un fuerte estruendo, tanto que los jugadores y varias personas que pasaban por ahí se detuvieron a mirar y a llamar al 911. No hubo heridos ni golpeados. La camioneta quedó destruida.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora