Las torrenciales lluvias caídas este fin de semana en la ciudad de Rosario de la Frontera pusieron al desnudo la precariedad de algunas obras que fueron encaradas para evitar inundaciones en la Ciudad Termal.
Si bien no hubo víctimas ni evacuados, el paso del último temporal dejó endebles numerosas obras de infraestructura.
Un canal que fue remodelado y reforzado en 2015 quedó semidestruido ante la primera lluvia torrencial de la temporada en la Ciudad Termal.
Se trata del canal derivador que colinda con la avenida Arturo Illia y que atraviesa los barrios Parque, Juan Domingo Perón y Santa Clara, ubicados al norte de la ciudad.
Las últimas tormentas arrasaron con varios tramos del canal en su paso por los barrios Parque y Juan Domingo Perón.
El canal fue revestido con piedra y se hicieron numerosas defensas en distintos sectores de su recorrido.
La obra demandó una importante inversión de parte de la administración anterior. Sin embargo, no lograron superar la primera prueba.
Las rutas provinciales 3 y 21, al igual que los caminos vecinales, también sufrieron serios daños por el último temporal. Una de las zonas más afectadas fue la ruta 3. Los vecinos piden que se realicen obras de inmediato para evitar inconvenientes.
Deterioro de rutas
Las rutas provinciales y los caminos vecinales también sufrieron serios daños por el último temporal.
Una de las zonas más afectadas fue la ruta 3, que se ubica al este del municipio, y se conecta con la provincia se Santiago del Estero, varias localidades rosarinas, dos escuelas y los extensos campos de productores de la zona.
"Es una vergenza cómo está la ruta. Cada vez que llueve es imposible transitarla, pero lo más preocupante es que las autoridades de Vialidad de la Provincia llevan en el cargo 8 períodos y todos los años es siempre lo mismo. Nunca se realizó una obra hídrica que evite estas graves contingencias", expresó un grupo de vecinos de las localidades de Horcones y San Felipe, que se ubican a la vera de la ruta provincial 3.
Lo mismo ocurrió con la ruta provincial 21, que conecta la ruta 9/34 con la localidad turística e histórica de El Naranjo, ubicado a 18 km al noroeste de Rosario de la Frontera.
Daniel Roldán, un vecino de la zona, manifestó que las lluvias se comieron parte del camino, por lo que la transitabilidad es muy peligrosa.
"La zona más dañada se ubica a unos 2.000 metros de la plaza del pueblo hacia el oeste. Es necesario que las autoridades de Vialidad de la Provincia tomen cartas en el asunto de inmediato para evitar situaciones no deseadas para nadie", dijo Roldán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Walter LUNA
Walter LUNA · Hace 10 meses

AGAS, volvé, . . .¡te perdonamos!


Se está leyendo ahora