En Los Mochis, Sinaloa, México, una familia recibió a un particular chanchito que nació con cuatro patas extra. La familia, dedicada a la crianza de marranos, presenciaron el nacimiento y por un momento pensaron que se trataba de dos cerditos, pero jamás vieron salir la otra cabeza.
Los veterinarios creen que se trataba de dos animales pegados en el vientre de la madre, dado que también tenía dos colas. Desgraciadamente, el animal estaba tan frágil que no sobrevivió, de acuerdo a lo que publica el diario mexicano Debate.


¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia