Su madre no podía hablar porque su exmarido la tenía amenazada, entonces lo hizo su hijo de cuatro años. Primero activó el botón antipánico para llamar a la Policía y luego señaló donde estaba escondido su padre.
Sucedió en el barrio Estación Flores, de Córdoba. Y el hombre, que tenía una orden de restricción por ejercer violencia contra su exesposa quedó detenido, gracias a la actitud de su hijo.
Cuando los efectivos llegaron a la casa, luego de recibir la señal de activación del botón, encontraron a la mujer junto a sus hijos de 4 y 3 años. La mujer estaba nerviosa y presentaba vacilaciones en su relato. Por lo que los policías decidieron preguntarle a los chicos si habían visto a su padre.
"Uno de los niños señaló el ropero. El padre estaba escondido ahí. El personal policial ingresó y lo aprehendió", indicó el comisario inspector Sergio Olmedo, director de seguridad de la zona oeste, al diario La Voz. "La mujer no quería delatar al exmarido porque la tenía amenazada", agregó Olmedo.
"Los niños perciben todo y saben que con este aparato viene la Policía", añadió.
La de anoche no fue la primera activación del botón en ese domicilio. Ya en otras oportunidades la Policía había concurrido al lugar pero nunca había dado con el agresor, sobre quien pesa una restricción por orden judicial debido a los episodios de violencia física contra su expareja.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora