La utilización del botón antipánico no es nueva en Salta, al menos para algunos sectores como el del transporte, en el que choferes de colectivos del área Metropolitana lo usan desde hace al menos tres años. Sin embargo, y pese al intento de prevenir situaciones de inseguridad, los trabajadores del transporte siguen padeciendo hechos delictivos a bordo de las unidades. En la madrugada de ayer se activó el botón antipánico del interno 464 del corredor 4A.
En el caso del trabajador de transporte, quien tuvo que soportar duros momentos de tensión a bordo de su móvil, el botón habría sido activado durante la mañana del martes y cerca del mediodía el chofer fue entrevistado por los efectivos tras radicar la denuncia en la subcomisaría de Asunción. En su relato, el hombre contó que mientras circulaba por el barrio Palmeritas, a la altura de la cancha del Club Pellegrini, cuatro jóvenes intentaron hacer detener el transporte y comenzaron a lanzar elementos contundentes.
El conductor del colectivo tuvo que hacer una serie de maniobras para no detener su marcha y quedar a merced de los delincuentes que apedreaban el ómnibus. El trabajador describió ante la fuerza policial que cuatro fueron los hombres -todos jóvenes- que intentaron frenar su marcha. Tras lograr evadir a los agresores, pudo constatar que los pasajeros circunstanciales no sufrieron lesiones, y solo se produjeron algunas roturas del lado derecho del colectivo.
En los últimos años el botón antipánico fue requerido para prevenir agresiones a mujeres por parte de su pareja, ante el elevado número de femicidios en la provincia. En estos casos es la Justicia la que determina quiénes reciben o no dicho elemento. Según Agustín González, coordinador general del Sistema de Emergencias 911, una vez cada dos días una de las víctimas activa el botón pidiendo ayuda a la Policía.
En el corredor 6A
En la madrugada del 19 de mayo un chofer del corredor activó el botón antipánico frente a hechos de violencia que se produjeron en el interior del colectivo. De esa forma el hombre evitó males mayores, ya que el 911 interceptó la unidad en la avenida Bolivia, a la altura de la estación YPF. Dos hombres, quienes causaron el desorden en el interior de la unidad, fueron detenidos.

¿Cuál es el objetivo?

Uno de los interrogantes de la gente en este tipo de ataques es saber cuál es la finalidad, ya que actualmente los choferes no manejan dinero arriba de la unidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia