Alberto Nicolás Ramos Vernieri es un salteño de 39 años que a principios de octubre tiene el mayor desafío de su vida. Él, junto a un equipo de científicos y especialistas que representan a la Universidad de Tucumán, competirán en un concurso para emprendedores científicos sociales de la Fundación Everis en Madrid, España.
"El objetivo institucional es impulsar el emprendimiento y la innovación, y fomentar el talento de las personas", dijo Ramos Vernieri en comunicación telefónica con El Tribuno.
Resulta que el salteño es un investigador asistente del Conicet en la Universidad Nacional de Tucumán (Conicet-UNT) y su equipo de trabajo perteneciente al Laboratorio de Estudios Farmaceúticos y Biotecnología Farmaceútica (LEFyBiFa) viene de todo el norte de Argentina.

La invención

Ellos desarrollaron un compuesto basado en subproductos de bacterias lácticas que tiene efecto cicatrizante, bactericida y anestésico.
Este medicamento ya superó con éxito la etapa preclínica de experimentación y ahora quieren llegar con su invento a las farmacias para que esté al alcance de todos.
Ramos Vernieri dijo que el camino es largo porque el medicamento antes se debe probar en pacientes sanos y probar su inocuidad, es decir, corroborar que no produzca efectos tóxicos como hipersensibilidad, alergia, edema, eritema, etcétera.
El paso siguiente será usar el medicamento en pacientes con heridas crónicas, para observar su evolución real.
Lo cierto es que para todo esto hacen falta recursos que históricamente nunca contó la Argentina. Es por eso que se metieron en esto del emprendedurismo para desarrollar su conocimiento.
Las cosas no fueron sencillas y desde el laboratorio tuvieron que incluir a un administrador de empresas. Cuestiones como planes de negocios, patentes, normativas y hasta costos financieros tuvieron que incluir a su vocabulario químico, genético, médico, entre otros.
Sin embargo, la idea resultó ser brillante y ganaron el concurso NAVES 2015 Federal. Fue la primera vez que un grupo de investigadores del Conicet fue el ganador de la prestigiosa competencia en la categoría "Idea de proyecto".
Luego ganaron una semifinal internacional en mayo último, entre 60 proyectos participantes y ganaron nuevamente.
Eso les dio la llave para participar en la final mundial en donde son el único proyecto latinoamericano.
La idea es ganar los 60 mil euros para que el proyecto se haga realidad y esté al alcance de todos aquellos pacientes que necesiten cicatrizar heridas, especialmente diabéticos.
En ese sueño anda metido este chango que hizo su primaria y secundario en el Colegio Salesiano, que se recibió de analista químico en la UNSa, que se perfeccionó como bioquímico en la Universidad de Tucumán, que se doctoró en la UNT y La Plata en bioquímica y que se posdoctoró en la Universidad de Río Grande do Sul, de Brasil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


tiziano  ferio
tiziano ferio · Hace 2 meses

que bien, que triunfen y continúen investigando y produciendo, son ejemplos


Se está leyendo ahora