Una persona de civil y un funcionario policial que presta servicios en el destacamento de la localidad de Santa Victoria intentaron violar a una joven de 23 años. La víctima trabaja en un hotel de Tartagal donde los dos sujetos se alojaban desde el viernes. Frente a la peligrosa situación, un adolescente logró escuchar los gritos de la mujer y terminó alertando al personal del Sistema de Emergencias 911. El muchacho es hijo del propietario del lugar, quien auxilió a la víctima en el momento justo.
El hecho causó indignación entre los huésped del hotel ubicado sobre la calle América, en inmediaciones de la estación terminal de ómnibus. El lamentable episodio que la joven tuvo que atravesar se produjo el sábado en las primeras horas de la mañana cuando la joven de 23 años, residente en el barrio Tomás Ryan de Tartagal, ingresó a una habitación del hotel donde desde la noche anterior estaba ocupada por los muchachos que llegaron desde Santa Victoria Este.
Con el paso de las horas y en el marco de la investigación, desde las fuerzas surgió un gran hermetismo ante la situación, sin embargo trascendió que la persona de civil sería de apellido Galván, en tanto el otro es un policía en actividad de quien solo se conoció su nombre de pila, Javier. Este último prestaría servicios policiales en el Chaco salteño. Ambos habrían llegado a Tartagal con intenciones de pasar un fin de semana de fiesta, se alojaron en un hotel del centro de la ciudad y habrían deambulado por algunos lugares bailables la noche del viernes en la norteña ciudad.
La joven que trabaja en el hotel donde se produjo el intento de violación había ingresado a la habitación donde estaban los agresores, quienes en teoría a esa altura de la mañana se suponía debían haber abandonado el hotel El Paraíso. Ambos llegaron al lugar a bordo de una motocicleta de alta cilindrada. Ese mismo viernes salieron a dar vueltas por el pueblo, regresando cerca de las 5 de la mañana del sábado.
Habían dejado el mensaje de que a las 7 se retirarían, en ese sentido la joven se presentó en la habitación con el fin de limpiarla y remover la ropa de cama. Cuando la chica ingresó, uno de los sujetos la tomó sorpresivamente por la espalda y comenzó a manosearla en sus partes íntimas tratando de despojarla de sus prendas. El otro sujeto se sumó al ataque, momentos de terror, desesperación y pánico donde la víctima se resistió.
Afortunadamente, en pleno ataque de los dos hombres, la chica propinó un desgarrador grito que fue escuchado por un hijo del propietario del hotel que se encontraba en la conserjería. Ante la duda, el chico fue hasta la habitación y vio la escena por lo que llamó al 911 pidiendo ayuda. Un móvil del servicios de emergencias llegó al lugar y procedió a la detención de ambos hombres. Recién allí los efectivos cayeron en la cuenta de que uno de ellos era un policía.
Luego de la sorpresa de los uniformados, los acusados por intento de violación fueron alojados en la comisaría 42 de Tartagal donde deberán responder por el delito de intento de violación y por abuso sexual agravado en perjuicio de la joven trabajadora.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...