La Corte de Justicia firmará el lunes una acordada para adoptar el Código Iberoamericano de Ética Judicial dictado por la Cumbre Judicial Iberoamericana en 2006, con las reformas de 2014.
El Poder Judicial de Salta se convertirá así en uno de los primeros del país en instrumentar la totalidad de las normas establecidas en la cumbre que reúne a los representantes de los Poderes Judiciales de 23 países de la comunidad iberoamericana.
Incluso en la última cumbre realizada en Asunción del Paraguay, en abril pasado, el Consejo General del Poder Judicial de España informó que adoptó desde este año el texto completo hasta tanto se apruebe una redacción propia.
La decisión de la Corte de Justicia de Salta se adoptó para cubrir un vacío existente en la materia. Según se difundió "esto tiende a permitir que la ciudadanía conozca cuáles son los principios rectores exigibles en la conducta pública y particular de los magistrados".
"Las instituciones que, en el marco del Estado constitucional, garantizan la independencia judicial no están dirigidas a situar al juez en una posición de privilegio. Su razón de ser es la de garantizar a los ciudadanos el derecho a ser juzgados con parámetros jurídicos, como forma de evitar la arbitrariedad y de realizar los valores constitucionales y salvaguardar los derechos fundamentales", señala el artículo uno capítulo primero del Código Iberoamericano.
Imparcialidad
Con respecto a la imparcialidad a la hora de intervenir en una causa, el instrumento define en su capítulo segundo: "El juez imparcial es aquel que persigue con objetividad y con fundamento en la prueba la verdad de los hechos, manteniendo a lo largo de todo el proceso una equivalente distancia con las partes y con sus abogados, y evita todo tipo de comportamiento que pueda reflejar favoritismo, predisposición o prejuicio".
"El juez está obligado a abstenerse de intervenir en aquellas causas en las que se vea comprometida su imparcialidad o en las que un observador razonable pueda entender que hay motivo para pensar así. Al juez y a los otros miembros de la oficina judicial les está prohibido recibir regalos o beneficios de toda índole que resulten injustificados desde la perspectiva de un observador razonable", agrega más adelante el capítulo segundo.
También se hace una referencia expresa al encuentro del juez con alguna de las partes involucradas en un proceso. "El juez debe procurar no mantener reuniones con una de las partes o sus abogados (en su despacho o, con mayor razón, fuera del mismo) que las contrapartes y sus abogados puedan razonablemente considerar injustificadas".

Claridad y agilidad para resolver

El texto establece que se debe "evitar la injusticia de una decisión tardía". "El juez debe brindar las explicaciones y aclaraciones que le sean pedidas, en la medida en que sean procedentes y oportunas", establece el capítulo séptimo del Código Iberoamericano de Ética Judicial que se aplicará en Salta.
El texto también se refiere a la obligación de resolver con agilidad. "La exigencia de diligencia está encaminada a evitar la injusticia que comporta una decisión tardía. El juez debe procurar que los procesos a su cargo se resuelvan en un plazo razonable. El juez debe evitar o, en todo caso, sancionar las actividades dilatorias", dice el capítulo 12.
"La cortesía es la forma de exteriorizar el respeto y consideración que los jueces deben a sus colegas, a los otros miembros de la oficina judicial, a los abogados, a los testigos, a los justiciables y, en general, a todos cuantos se relacionan con la administración de justicia", agrega el texto.
Con respecto a las declaraciones de los magistrados a los periodistas, el código indica. "El juez debe comportarse, en relación con los medios de comunicación social de manera equitativa y prudente, y cuidar especialmente de que no resulten perjudicados los derechos e intereses legítimos de las partes y de los abogados".

Actividad política

"La independencia judicial implica que al juez le está éticamente vedado participar de cualquier manera en actividad política partidaria", señala el artículo cuarto del primer capítulo del Código Iberoamericano de Ética Judicial que adoptará la Corte de Justicia de Salta.
"El juez tiene el derecho y el deber de denunciar cualquier intento de perturbación de su independencia", agrega el capítulo sexto.
El texto también establece la obligación de formarse continuamente para los magistrados en ejercicio. "La exigencia de conocimiento y de capacitación permanente de los jueces tiene como fundamento el derecho de los justiciables y de la sociedad en general a obtener un servicio de calidad en la administración de justicia", sostiene el capítulo cuarto al respecto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 5 meses

Las buenas personas, que se convierten en Jueces, no necesitan ningún Código de ética. Y para las malas, este palabrerío estéril es completamente insuficiente. La única "Cumbre Judicial", es trabajar honradamente todos los días, sin mirar a quién le puede "convenir" un fallo y sin buscar ser simpático, sino solamente justo.

Graciela Cerviño
Graciela Cerviño · Hace 5 meses

Otra vez el bo lu do de Figueroa! No tenes mejores cosas q hacer "ex mal juez"?

RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 5 meses

ESTOS HABLAN DE ETICA CUANDO TIENEN JUICIOS SIN SENTENCIA DE AÑOS DURMIENDO EL SUEÑO DE LOS JUSTOS.


Se está leyendo ahora