La familia de una profesora que se desempeña en Cachi quedó de a pie y con una de las paredes de su casa al campo luego de que una unidad del servicio interurbano de pasajeros chocara su automóvil y le derribara la principal pared de su vivienda.
El accidente tuvo lugar en la tarde del lunes y desde ese momento la docente buscó afanosamente una solución que no halló eco en la empresa permisionaria.
"No se trata solo de dinero, sino de respeto y buenos tratos; aquí en Cachi hace un frío terrible durante la noche y cómo estamos: con un plástico como pared, arrinconados. No podemos salir de aquí porque aparte de no tener auto ya, tenemos nuestras pertenencias y nuestro trabajo", se quejó Virginia Elizabeth Bazán.
La mujer aseguró que en la siesta del lunes, a las 15 o más, sintió una explosión en el ingreso de su domicilio de calle Dávalos, en el centro de Cachi.
"Salimos de la pieza y en medio de la polvareda asomó el capot de nuestro auto incrustado en el comedor. Había derribado toda la pared, se llevó hasta la ventana puesta", relató la docente.
Luego dijo -telefónicamente-, salió de un inquilinato de enfrente el chofer de la unidad, quien aseguró que falló la caja de cambios y el freno de mano y otras tantas cosas.
"Le pedimos el seguro y dijo que no tenía, le pedimos precisiones acerca de qué hacer y solo nos dijo que de la empresa nos iban a informar. Pasaron las horas y nada, hasta que llegó el encargado quien nos dijo que lo único que podían hacer por el auto era llevarlo a su taller, que iba a quedar como nuevo, pero que no se hacían cargo del transporte del mismo ni de ningún gasto extra que no sea el arreglo de nuestro vehículo", dijo, ya molesta.
"De más está explicar que nosotros vivimos en Cachi, que no podemos entregarle o llevar el auto a Salta, ir y venir a nuestro cargo, sin contar con las incomodidades que esto acarrea. ¿Acaso no tienen seguro estas empresas?", se preguntó. Luego explicó que la pared "es otro tema".
"Por ahora pusimos un plástico y a soportar el frío de las alturas hasta que aprueben el presupuesto. El primero de 7.000 pesos lo están regateando y eso da vergenza", dijo.
La docente se quejó, además, de los malos tratos recibidos de parte de los apoderados legales de la transportista, y aseguró que no va a ceder a arreglos extraños. "Hay leyes y seguros exigidos y eso de por "afuera'' no me parece justo", denunció.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...