A más de un mes del brutal asesinato del enfermero Federico Núñez en su casa de barrio Castañares, las autoridades lograron detener al primer sospechoso en el caso, quien se encontraba fuera de la provincia. El pasado viernes, familiares, compañeros y amigos de “Poly” volvieron a marchar para pedir avances en la investigación.
Desde la fiscalía, señalaron que la detención del sujeto había sido solicitada la semana pasada por el fiscal Pablo Paz, de la Unidad de Grave Atentado contra las Personas, quien dispuso la reserva de las actuaciones hasta que se concrete el traslado del detenido a la ciudad de Salta.
La medida judicial se cumplió este mediodía, y se espera que en las próximas horas el sospechoso arribe a la ciudad bajo una fuerte custodia.
La detención fue solicitada por la fiscalía a instancia de una serie de pruebas que fueron obtenidas en los últimos días.
"Efectivamente se ha detenido a un sospechoso, y esperamos que se cumplan los trámites judiciales de rigor a fin de que sea trasladado a Salta. Hasta tanto, no podemos adelantar otros detalles a fin de preservar el éxito de las diligencias que aún restan llevarse a cabo", explicó el fiscal.
Paz sostuvo que la detención es un paso alentador en la resolución del caso, aunque todavía restan otras medidas. Asimismo, ponderó el profesionalismo de los investigadores de la División Homicidios y se excusó de brindar más detalles y sostuvo que "una vez que se avance con las diligencias de rigor, seguramente vamos a poder dar más detalles de la causa, en tanto, la reserva es necesaria y prudente en este momento de la investigación".
En el marco de este caso, la fiscalía ha llevado adelante numerosas medidas probatorias, entre ellas se han recibido declaraciones testimoniales de amigos, familiares, como así también se ordenaron varias pericias científicas forenses claves a partir de las muestras extraídas en la escena del crimen.
Otros estudios, en tanto, se han logrado realizar tras el hallazgo del automóvil de la víctima, ocurrido el 19 de septiembre pasado. Del mismo, los peritos pudieron obtener otros rastros que fueron motivos de pericias por parte del Cuerpo de Investigaciones Fiscales.
El cuerpo de Federico fue hallado el sábado 3 de septiembre en la casa en la que vivía en el barrio Castañares, donde el enfermero fue asesinado producto de heridas de arma blanca.
La casa se hallaba desordenada y el o los asesinos se llevaron elementos electrónicos de la víctima, como así también el automóvil, Renault Megane, hallado posteriormente en un depósito municipal de calle Artigas, donde fue trasladado a raíz de haber sido abandona en la vía pública.
Leopoldo Federico Núñez tenía 36 años. Era enfermero y trabajaba en la terapia intensiva pediátrica del hospital público Materno Infantil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Nely Soto
Nely Soto · Hace 1 mes

JUSTICIA , QUE NUNCA QUEDE IMPUNE ESTE CRIMEN TAN BRUTAL.-

ROSARIO ESCOBAR
ROSARIO ESCOBAR · Hace 1 mes

JUSTICIA!


Se está leyendo ahora