Villa Atamisqui está conmocionada. El diputado provincial Roberto Brandán, en circunstancias que la Justicia procura establecer fehacientemente, le propinó una salvaje golpiza a su concubina, de 23 años y 30 años menor que él. Fue tal la violencia desplegada por el dirigente justicialista de Bases Peronistas, que la mujer tuvo que ser asistida en el hospital por lesiones de diversa consideración.
A pesar del hermetismo judicial y policial, Nuevo Diario pudo saber que el representante del pueblo y ex intendente de la ciudad, cabecera del departamento homónimo, provocó un verdadero escándalo público cuando se ensañó con inusitada violencia en disputa familiar con su esposa, a quien además de insultar con improperios irreproducibles, le asestó varios golpes para, luego, "esfumarse" de su domicilio y de los lugares a los que habitualmente concurre.
La indignación es el denominador común en el pequeño pueblo que Brandán gobernó durante casi dos décadas que se precipitaron en un final escandaloso cuando Pablo Lanusse dispuso -el 8 de octubre de 2004- poner fin a meses de protestas sociales, al decretar la intervención de uno de los "bastiones" juaristas más cuestionados de la provincia.
Aquella intervención, en manos de Daniel Natali, duró más de un año y fue consecuencia de severas sospechas de corrupción en contra de Brandán, en el contexto de una sociedad conmocionada por la muerte de un hombre en un enfrentamiento en la plaza, entre dos grupos antagónicos del Partido Justicialista.

Testimonios
Una vecina manifestó al Multimedio que "no es la primera vez que esa pobre mujer tiene que soportarlo. A veces se escuchan gritos y amenazas en el interior de la vivienda, pero como siempre fue un 'mandamás', nadie lo denuncia. A ver si ahora la Justicia pone las cosas en su lugar".
"Brandán es violento. Siempre lo fue. No puede ser que mientras el país reclama por 'Ni Una Menos' este impresentable venga y le dé una 'paliza' a su mujer. Tiene que renunciar ya a la banca de diputado porque es indigno de representarnos como pueblo", exigió un vecino visiblemente ofuscado por la noticia que ha consternado a los atamisqueños.
"Menos mal que presume que ha estudiado para cura", señaló una mujer de poco más de sesenta años a este Multimedio, mientras se refriega el delantal y agregó: "Ha usado la Iglesia para ganar votos diciendo que estudió en el seminario ocho años con los salesianos", aseguró. "Me da mucha pena esa pobre mujer. Debe tener un miedo terrible porque ese señor se cree el dueño de la ciudad y no le importa nada. Lo aguantamos desde hace más de 20 años y siempre fue presumido y prepotente. Ahora, que le pegue a su esposa merece que lo metan de una vez por todas en la cárcel", concluyó.
La violencia del dirigente de Bases Peronistas, sector mayoritario del justicialismo provincial, ha merecido el repudio de toda la sociedad y no menos muestras de solidaridad para con la mujer que sufrió el terrible episodio, por lo que tuvo que ser asistida por un médico.
"No conforme con golpear a la mujer, amenazó al jefe de la Seccional de Policía con que lo 'iba a hacer echar' si le recibía la denuncia a la señora. Menos mal que tanto la Policía como la Justicia tomaron cartas en el asunto", manifestó un joven a Nuevo Diario.

Constatan lesiones
En el marco de la causa que recayó en el Juzgado del Crimen de Quinta Nominación, a cargo de la Dra. Rosa Falco de Rainieri, se constataron las lesiones en distintas partes del cuerpo de la víctima de violencia de género, por lo que la magistrada dispuso imputarle al diputado provincial el delito de lesiones calificadas por el vínculo. Por razones de fueros legislativos, no ordenó la detención y lo citó para que preste declaración indagatoria, acto procesal que se consumará en las próximas horas.
En tanto, se dispusieron medidas de contención y protección en favor de la joven denunciante para evitar que sea amenazada o agredida nuevamente.
Al cierre de edición, trascendió que el denunciado se habría presentado en la Comisaría para interiorizarse sobre su situación procesal. La jueza le impuso prohibición de acercamiento.

Los fueros legislativos y su alcance
El artículo 120º de la Constitución de la Provincia es categórico en su redacción: "Desde el acto de proclamación por el Tribunal Electoral o desde su incorporación en el caso de los suplentes, hasta la cesación de sus mandatos, los diputados no podrán ser detenidos salvo circunstancia de ser sorprendidos en flagrante delito doloso que no dé lugar a la excarcelación. En este caso, el juez que entienda en la causa dará cuenta a la Legislatura con remisión de copia auténtica del sumario pidiendo el desafuero. Este pedido será formulado en su primera sesión inmediata si se hallase en período ordinario, extraordinario o de prórroga o a su presidente si se hallase en receso. Con la negativa de la Legislatura, el detenido será puesto en libertad inmediatamente y no podrá el juez volver ante ella insistiendo en el allanamiento del fuero del legislador en el mismo juicio".

Un delito "aberrante" que es sancionado con pena de prisión
En el marco de los principios rectores de la Ley nacional de Violencia contra la Mujer Nº 26.485 y la calificativa legal impuesta por la jueza Rosa Falco al diputado Brandán, según lo previsto por el Código Penal Argentino, las lesiones calificadas por el vínculo son penadas con prisión.
En tal sentido, una vez receptada la declaración indagatoria, la jueza Rosa Falco podría girar a la Cámara de Diputados el pedido de desafuero en los términos del artículo 120º de la Constitución Provincial (ver arriba). En manos de los legisladores estará adoptar la decisión de proceder o no a quitarle los fueros al denunciado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora