El operativo descacharrado comenzó ayer, tan frío como la mañana. El dengue no cede en Salta. Todavía transcurre el pico del brote epidémico, por eso los gobiernos apuran, contrarreloj, campañas masivas de desacacharrado, una de las claves de la prevención. La semana pasada fue en Orán, y con características llamativas por la envergadura del despliegue, ya que tuvo algunos momentos dignos de una creación cinematográfica. Pero semejante movida ocurrió después de que la fiebre causada por el mosquito Aedes aegypti se cobrara seis vidas y cuando las consultas por síntomas febriles eran unas 300 diarias, en promedio.
La limpieza se hizo y tiene la validez de la prevención y es otro paso de la comunidad hacia la concientización, ante la necesidad de enfrentar en conjunto un problema de salud pública que sigue teniendo en jaque a toda la provincia.
La realidad de la capital salteña difiere de la de la ciudad norteña. Aunque el acecho de la enfermedad sigue saludable, aquí se muestra más benigno: no hay muertos por dengue. No obstante, todavía se atraviesa el período más crítico, el que se extenderá hasta mediados del mes que viene, por lo menos. Y es en ese marco que el intendente salteño, Gustavo Sáenz, anunció un megaoperativo de descacharrado que se extenderá durante tres jornadas. El primer día fue ayer y las tareas seguirán hasta el sábado al mediodía.
Sesenta camiones cargadores, 6 camionetas, 60 vehículos de transporte y móviles municipales forman parte del operativo, junto a 800 soldados del Ejército Argentino, a la Iglesia, referentes vecinales, ONG, y otros colaboradores.
Hoy, igual que ayer, los trabajos se realizarán entre las 8 y las 18, en tanto mañana, todo terminará al mediodía.
"Creemos que la situación está llegando a su punto más alto, por eso intensificaremos y reforzaremos este trabajo. Vamos a realizar un operativo parecido al de Orán", dijo el intendente cuando anunció las acciones.
Pero lo ocurrido en el primer tramo del ambicioso plan de trabajo no respondió a las expectativas generadas. Quizás, porque fue el primer día y con muy baja temperatura, que era de 4 grados cuando empezaron los movimientos, cerca de las 9. Quizás porque el anuncio oficial estuvo muy cerca del trabajo en terreno y no medió el tiempo suficiente para que la gente se enterara del operativo. Quizás porque, hoy por hoy, el dengue no es un problema para los habitantes de la capital; se sabe que "ronda por ahí", pero no causa estragos.
Un equipo de El Tribuno comenzó la recorrida temprano en la mañana y de acuerdo con el cronograma difundido. En la mayoría los puntos de encuentro visitados a primera hora, sobraban las preguntas y la gente se arrimaba tímidamente a los camiones del Ejército. Algunos llevaban con sus manos bártulos en desuso; otros preguntaban: "Hay gente para que vaya a buscar las cosas a mi casa". Y no faltaban los que estaban parados en las puertas esperando que alguien pasara y recogiera sus cacharros.
La situación fue similar en los cuatro puntos cardinales. Y, en esos intentos tempranos de organización, sobresalían los agentes sanitarios, como conocedores de los barrios más carenciados, como también las integrantes de la ONG Ellas Hacen". Entre todos, hicieron lo que pudieron hasta que los engranajes empezaron a aceitarse y la mecánica de trabajo armonizó para cumplir con el objetivo propuesto.
Por la tarde, el movimiento se intensificó y estuvo mejor coordinado. Toda la atención estuvo centrada en el vertedero, adonde concurrieron los camiones con la carga. Y, como consecuencia, el "festival" de los hombres y mujeres que viven de la venta de metales.
Lo que viene
Todo está dispuesto, pese a los contratiempos del arranque de ayer, para que los patios de los hogares salteños queden libres de chatarra al final del operativo. Se espera que hoy, en el segundo día, la información del operativo haya llegado a todos los oídos y la gente se disponga a colaborar sacando los elementos en desuso a la calle para ser recogidos por los camiones que los llevan hasta San Javier.
Es lo que una parte de la comunidad le pide al resto de la comunidad, que no tiene costos, solo beneficios. Es gratis, es saludable, es recomendable y sus beneficios alcanzan al conjunto.
Y, además, es educativo: Salta, toda la provincia, debe entender definitivamente, que la prevención tiene 365 días.
Los epidemiólogos no se cansan de advertir sobre esta necesidad. "La limpieza debe hacerse "de enero a enero", sostienen.


¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ROSA aybar
ROSA aybar · Hace 7 meses

SABÍAN QUE YA HAY MUERTOS DE DENGUE EN SALTA Y NO LO QUIEREN DECIR


Se está leyendo ahora