En menos de un mes y si todos los trámites de rigor se concretan según lo previsto, Bomberos Voluntarios de Tartagal contarán con dos autobombas, valuadas en varios miles de dólares y adquiridas en Estados Unidos.
La primera es de marca Hammer, tuvo un costo de 40 mil dólares y permanece en el puerto de Zárate (Buenos Aires), a la espera de la finalización de algunos trámites aduaneros.
La segunda autobomba costó 75 mil dólares y cuenta con una escalera incorporada de 100 pies de extensión que alcanzará a sofocar siniestros hasta el 10§ piso de cualquier edificio.
Con la autobomba con escalera de 100 pies de altura Tartagal será la primera ciudad norteña en contar con un equipo de estas características.
La compra se solventó gracias a subsidios entregados por la Nación al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tartagal por su excelente desempeño.
Ambos vehículos fueron adquiridos en la empresa Arca Fire Trucks, con sede en California.
Del puerto, los rodados serán transportados a los talleres de mantenimiento de la empresa Arca Fire Truck en Buenos Aires, donde permanecerán algunos días para ser puestos a punto.
Por su parte, de la recaudación de los Corsos Color 2016 se destinarán 100 mil pesos para solventar el costo de los trámites y la documentación que exige la Dirección Nacional de Aduanas para retirar las autobombas del puerto de Campana.
Loable labor
Como sucede con muchos cuerpos de bomberos voluntarios que carecen de todo tipo de elementos de trabajo, el de Tartagal no era la excepción.
Pero a partir del 2008 la nueva comisión directiva, encabezada por el médico Manuel Oscar Pailler y el actual concejal Rolando Álvarez, iniciaron un trabajo para que el cuartel cuente con los equipamientos necesarios.
"Tartagal tiene edificios como la Ciudad Judicial o el hospital zonal, con varios pisos. No podemos darnos el lujo de no contar con un autobomba dotada de una escalera que alcance estas alturas y la presión necesaria de agua", explicó Álvarez.
El año pasado el cuartel compró la primera autobomba y comenzó a negociar la adquisición de las restantes. "Ambos rodados son los primeros equipos de estas características que llegarán al norte del país. Tenemos entendido que ninguna otra ciudad vecina -aún de otras provincias- cuenta con un equipo con escaleras", precisó Álvarez.
Desde la recuperación del cuerpo se adquirieron una camioneta de ataque rápido marca Isuzu, una autobomba marca Isuzu ELF mod. 1986 y una utobomba marca DAF AF1600 turbo mod. 1987.
Campaña de socios
Álvarez explicó que todo lo que se adquirió fue con los subsidios que entrega la Nación a los cuerpos de bomberos voluntarios de todo el país.
"En 2008 Tartagal estaba por perder la personería jurídica del cuerpo local por el desmanejo existente, pero con un trabajo serio, administrando bien los recursos, se podía cambiar esa realidad y lo hicimos. Hoy recibiremos nuevos rodados y luego haremos una campaña para que los vecinos que lo deseen puedan aportar una cuota mínima", señaló Álvarez.
Aclaró, además, que sería bueno que los tartagalenses vean cómo se invierte el dinero de los subsidios, para que no se generen dudas al respecto.
Los bomberos voluntarios cuentan actualmente con 6 integrantes en forma permanente que, por su condición, no perciben sueldo ni remuneración alguna.
La comisión directiva se encuentra realizando gestiones para que antes de fin de año los bomberos puedan contar con el derecho a una jubilación por tareas insalubres y con obra social.
Además, tendrán el beneficio de acceder al 1% de las viviendas que construye el IPV.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora