La víctima llegó a la guardia del hospital de Neuquén Horacio Heller caminando por sus medios, toda golpeada y con una cadena candado de moto, en "U", en el cuello. Los médicos, rápidos de reflejo, tomaron a la joven de 27 años, Karen, y salteando a las personas que estaban en espera la introdujeron de inmediato a uno de los consultorios.
"Presentaba golpes con una silla en el cuerpo que le provocaron hematomas varios", reveló una fuente policial a la vez que un informante del hospital explicó que "tenía uno de los muslos todo lastimado por picaduras que le hicieron con una lapicera, como si le hubieran querido apuñalar la pierna, y la cadena candado en el cuello".
El cuadro descripto fue provocado por su pareja, un joven de 26 años, según contó llorando la muchacha en la guardia, y se presume que estuvo encadena durante todo el tiempo que duró la golpiza.
Mientras le realizaban curaciones en la pierna y el resto de las zonas golpeadas, un médico consiguió un elemento de corte para sacar la cadena candado del cuello.
"Le cubrieron el rostro y con una amoladora tuvieron que cortar la cadena candado. Nunca habíamos visto algo así en la guardia", detalló el médico neuquino que no lograba salir del asombro.
El consigna de la Policía notificó al personal de la Comisaría 21 del barrio La Sirena, y se puso al tanto de la situación al Juzgado de Familia.
El juez que intervino ordenó la exclusión de su pareja del hogar. La denuncia sólo la realizó en el fuero de familia y, a pesar de la insistencia de las autoridades, no quiso radicar denuncia penal contra su pareja, el agresor.
Ahora se investiga si ya había antecedentes de violencia en la pareja y la Justicia de Familia ordenó una custodia permanente en el hogar para la joven.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora