Un hombre de 40 años, identificado como Marcos Eduardo Cuéllar, le disparó a su esposa, Gabina del Jesús Gómez con intenciones de matarla, y luego intentó quitarse la vida disparándose con un revolver calibre 22 en la boca.
El dramático hecho ocurrió ayer cerca de las 8.30 en una vivienda del barrio Municipal de la localidad de El Quebrachal. De inmediato los vecinos alertaron a la Policía sobre la situación.
Sobre la avenida Güemes del barrio Municipal los transeúntes y vecinos quedaron pasmados al escuchar las detonaciones y, minutos después, enterarse de lo acontecido. Pronto se generó un movimiento inusual en el habitualmente tranquilo barrio de esa localidad del departamento de Anta. Al llegar, los efectivos pertenecientes a la subcomisaría El Quebrachal constataron la gravedad de la situación.
Los tres hijos de la pareja estuvieron presentes durante el aterrador episodio. No solo tuvieron que soportar la discusión que sus padres mantuvieron en esa fatídica mañana, sino que también fueron testigos de la reacción homicida y luego suicida de su propio padre, imágenes que seguramente quedarán grabadas a fuego en la mente de los tres niños de 13, 9 y 7 años, quienes quedaron a resguardo de los efectivos policiales y deberán recibir pronto ayuda psicológica y contención.
La mujer recibió tres disparos de arma de fuego: uno en el cuello, otro en un hombro y un tercero en el estómago. Mientras su marido se puso el revólver calibre 22 en el mentón y apretó el gatillo. Según el diagnóstico de los profesionales, el proyectil le generó "una herida en el cráneo, con orificio de entrada sin salida". Ambos fueron trasladados primero al hospital de Joaquín V. González, y luego fueron llevados en código rojo al hospital San Bernardo de esta capital.
La carátula
Pese a que la situación se desencadenó en un marco de violencia familiar, tras la consulta judicial el hecho fue caratulado por la doctora Sigarán, fiscal Penal auxiliar, como "lesiones con arma de fuego agravada por el vínculo y tentativa de suicidio". Tanto el hombre protagonista del fatal desenlace como su esposa quedaron en grave estado.
Al cierre de esta edición, y según lo consultado a las fuentes oficiales, tanto la mujer como el hombre estarían fuera de peligro. Sin embargo, desde el centro médico señalaron que había que esperar la evolución de ambos.

Problemas matrimoniales
El desencadenante de la dramática situación tiene como raíz un divorcio en trámite. Según se pudo averiguar, antes de que Cuéllar (40) disparara contra su mujer la pareja habría sostenido una acalorada discusión. El foco de esa disputa estaría relacionado con los trámites de divorcio que habrían iniciado un tiempo antes.
Según algunos vecinos, en los últimos tiempos eran habituales las discusiones, sin embargo, según versiones policiales no habría registradas denuncias por violencia familiar.
La fiscal a cargo de la causa ordenó que sea secuestrada el arma de fuego utilizada por Cuéllar, un revólver calibre 22, como así también las prendas de vestir de ambos protagonistas, para su posterior análisis. Las actuaciones del caso quedaron a cargo del personal de la Brigada de Investigaciones número 5.
El hecho causó gran conmoción en el barrio y en toda la localidad de El Quebrachal, y solo un milagro hizo que los dos protagonistas del dramático incidente aún permanezcan con vida, aunque ambos están graves.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora