Con una fuerte objeción a los "superpoderes" que tendrá el Jefe de Gabinete, cargo que ocupará Carlos Parodi, la Cámara de Diputados, en un trámite super exprés, dio anoche media sanción a la nueva ley de ministerios.
Las modificaciones que dispuso Urtubey para su tercer mandato, fue rechazado por el bloque del PO, cuyos diputados fundamentaron el voto en contra en que los cambios en la estructura ministerial "forman parte del ajuste que ya inició en contra de los trabajadores" y observaron como la cartera de Derechos Humanos dejará de un tópico al fusionarla con la de Justicia.
Alejandro San Milán (SNU), hizo notar que el gobernador tiene la facultad de fijar políticas de gobierno, pero no dejó pasar por alto varias observaciones.
Objetó las amplias facultades que se otorgan al futuro Jefe de Gabinete, incluso por encima del vicegobernador, sobre cuya figura San Millán dijo que se espera no sea "un mero campanillero".
También se espera, agregó, que no signifique que los salteños tengan un gobernador itinerante, a lo largo y ancho del país.
Subrayó que "la búsqueda de una proyección personal no debería estar ligada a la delegación de la conducción de la provincia en el jefe de Gabinete".
También desde el bloque opositor SNU, Carlos Zapata, observó que el nuevo esquema ministerial es síntoma de que "se quiere ajustar el rumbo de la gestión".
Desde el PV, Jesús Villa, quien después fue maltratado por Manuel Godoy, destacó la creación del ministerio de Asuntos Indígenas y Desarrollo Sustentable.
El futuro accionar de esta cartera genera expectativas en los pueblos aborígenes, puntualizó Norma Lizárraga de Orán y no dudó en subrayar que esas comunidades siguen padeciendo situaciones de exclusión, de desigualdad, de desnutrición.
El capitalino Guillermo Martinelli (SNU) se sumó al planteó que también hizo Lizárraga por la falta de asignación partidas en la ley de presupuestos para el ministerio que atenderá las necesidades de los pueblos indígenas.
"Revela que estamos subidos al caballo y vamos galopando en la improvisación", remarco Martinelli, a la vez que hizo notar que al presentar la ley de presupuesto en la Legislatura, Parodi no hizo mención a ese tema.
Martinelli dijo que en el primer gobierno de Urtubey recuerda pocos ministerios y secretarías, observó que hace poco se volvió a declarar la emergencia económica, pero no se respetan restricciones que fija la misma, como la de aumentar personal.
Mario Abalos (SNU) recordó la obligación que tienen los ministros de asistir a la Legislatura cuando son requeridos desde ese ámbito. "Los ministros son designados por el gobernador, no son elegidos por el voto popular; son empleados de la comunidad y, por lo tanto, deben rendir cuentas ante los representantes del pueblo", señaló.
El diputado Vázquez de la UCR debutó con una expresión de apoyo y con una tibia advertencia de ejercer a full el rol de control.
Las voces oficialistas
Desde su banca, Pedro Sández tronó para responder a las críticas de la oposición.
"Urtubey no abandonará la provincia; esta ley es para mejorar el accionar de la gobernabilidad" y replicó al PO que la reforma ministerial no implica ningún ajuste.
En la primera intervención, Lucas Godoy, repitió el libreto que mandó el Ejecutivo y luego se mostró extrañado porque la oposición convertía el tema en un debate político.
El debate lo cerró Manuel Godoy. Rechazó que el jefe de Gabinete vaya a tener superpoderes y confió que el próximo será "un gabinete de mucha acción y buena gestión". A partir de abril, el jefe de Gabinete irá un mes a Diputados y otro mes al Senado a informar sobre la marcha del gobierno, agregó.
Más tarde, al tratarse la ley ganadera, Godoy se enojó y retó a Jesús Villa. "Porque no se va a tomar agua y me deja de interrumpir", le dijo cuando el diputado por Rivadavia pedía que se incluya la adhesión de la comisión de Medio Ambiente al dictamen de la comisión de Producción.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Julian Centella
Julian Centella · Hace 12 meses

Creímos y seguimos a líderes mesiánicos que nos prometieron soluciones casi mágicas y ya conocemos como termina ese camino. Incluso en el improbable caso en que llegase a la presidencia de la Argentina la persona más correcta y capaz de nuestro país, hoy fracasaría. ¿Por qué? Porque estaría solo, porque el mejor general no puede vencer si su ejército está conformado por maleantes y mercenarios. La pregunta es ¿cómo salimos de esta trampa? Ya probamos con los políticos profesionales, los sindicalistas profesionales y los burócratas profesionales y el resultado es el que tenemos a la vista. Recuperar lo perdido Solo nos queda un camino. Recuperar los espacios que cedimos. Desde el club del barrio, desde la biblioteca comunitaria, desde un puesto frente a un aula; hasta los sindicatos, los cargos públicos y la dirección de las instituciones de este país. Basta de hipocresías políticamente correctas, recuperemos el sentido común, que es lo único que nos hará grandes QUEDA MUY CLARO ¡¡¡ RECUPEREMOS EL SENTIDO COMUN!!!


Se está leyendo ahora