Una paciente de 76 años, con un gravísimo cuadro por ACV internada en el hospital público de Orán San Vicente de Paúl, denunció haber sido abusada sexualmente por un joven de tan solo 20 años, quien ingresó a la sala de mujeres y eligió a su víctima por la indefensión que esta presentaba.
Ocurrió sin que el hecho pudiera ser advertido por la seguridad privada contratada del nosocomio. El contrato con esa empresa de seguridad privada, según una fuente hospitalaria, se realizó pocos meses después que otro hombre sometiera sexualmente en el mismo hospital, pero esa vez en la morgue del mismo, a una mujer fallecida, cuyo cadáver había sido trasladado desde la localidad de Los Toldos para la realización de una autopsia ordenada por la Justicia penal.
La violación de la septuagenaria R.C., una antigua habitante de la localidad de Morillo en el Chaco salteño, ocurrió el domingo por la tarde en el principal hospital público del norte argentino.
La víctima de 76 años no pudo evitar el ataque por estar afectada por un severo ACV. El joven la desnudó y luego la sometió sexualmente hasta que una paciente cercana comenzó a proferir alaridos de terror.
En esos momentos la hija de la víctima, de 49 años, estaba llegando a la sala y visualizó al sujeto en pleno acto sexual, por lo que se abalanzó sobre el mismo para detenerlo, pero no pudo hacerlo.
El sospechoso pretendió huir a la carrera, pero otros pacientes, la mayoría mujeres, lo detuvieron antes de salir de ese sector, supuestamente resguardado por la seguridad privada y por puertas con cerraduras con combinación de cuatro dígitos.

Escándalo reiterado

La hija de la víctima, indignada por los acontecimientos, no dudó un instante y denunció lo mismo a pesar, según fuentes de Orán, que se intentó apaciguar sus ánimos de hacer público el abuso de su madre, gravemente enferma.
Poco después, tal cual sucediera en otros escandalosos hechos de violencia, comenzaron a circular versiones que afirmarían que el acusado sufre problemas de adicción a las drogas y al alcohol.
Tal como ocurrió meses atrás cuando en ese mismo centro asistencial tuvo lugar también un espeluznante y misterioso caso de necrofilia, el autor no fue penalmente responsable y en medio del escándalo se lo declaró inimputable.
El lamentable abuso sexual tuvo lugar, según la denuncia, en la sala de traumatología y clínica médica, habitación 506 A del segundo piso.
En la mañana, la víctima había recibido la visita de una de sus hijas de 49 años. Ambas provienen de la localidad de Morillo, Coronel Juan Solá.
Los horarios de visita son de 15 a 17. En determinado momento la mujer se separó de su madre y salió de la habitación para hacer una diligencia. Pasaron unos 15 minutos y cuando regresó se encontró con una terrible escena: un hombre estaba sometiendo sexualmente a su madre bajo los gritos de otra mujer internada en el lugar.
morgue del hospital.jpg
La morgue del hospital de Orán donde fue sometida sexualmente una mujer fallecida.
La morgue del hospital de Orán donde fue sometida sexualmente una mujer fallecida.
Horrorizada por lo que veía la mujer, comenzó a gritarle desaforadamente al sujeto quien saltó de la cama y embistió a la hija de su víctima para emprender poco después una veloz carrera a pie por un pasillo que da a la salida de la sala de traumatología o clínica médica.
Tras el incidente y los gritos de las mujeres, varias personas comenzaron a salir de las otras habitaciones tras el individuo, entre estas varias pacientes, hasta que lograron capturarlo.
Recién en ese momento apareció la seguridad privada.
Se supo que el acusado se domicilia en la zona de Martín Fierro y Perito Moreno de la propia ciudad de Orán.
Tras los acontecimientos, desde el mismo hospital se realizó un llamado al 911 para que se hagan cargo del denunciado, que estaba ya demorado por los pacientes y los familiares de los mismos, que finalmente fueron los héroes de una jornada para el olvido.
Personal policial arribó al lugar y tomó la denuncia preliminar de los hechos que fue ratificada poco después en la comisaría 20.
El caso quedó caratulado como abuso sexual con acceso carnal.

Esta vez, en pleno día

Fuentes de la ciudad norteña de Orán informaron ayer que la seguridad privada en el hospital fue puesta en servicio hace apenas unos días.
En su presentación dijeron que hechos aberrantes como el ocurrido en la morgue meses atrás no podrían volver a pasar.
Y días después, a plena luz del día y en horario de visita, un joven hace de las suyas en la sala de mujeres y es demorado por la acción de particulares.
"Algunas cosas no tienen explicación y si alguien le da alguna, suena increíble", dijo ayer a El Tribuno un familiar de una mujer internada en el lugar.
Los abusos en ese hospital público, al parecer, son recurrentes.
Ante este nivel de inseguridad el lugar fue beneficiado por el Estado provincial para que cuente con personal de seguridad privada.
Es que el 3 de mayo pasado el hospital de Orán fue noticia nacional al denunciarse que en horas de la madrugada un joven ingresó a la morgue donde encontró un cadáver al que se le habían practicado una autopsia.
El sujeto profanó sexualmente el cadáver en un acto de necrofilia hasta ser descubierto por un enfermero por los ruidos extraños que se escuchaban desde el subsuelo, donde se encuentra la morgue hospitalaria.
Al no tener seguridad privada, el enfermero tuvo que actuar en contra del abusador, que se hallaba fuera de sí y recurrir poco después a la Policía provincial.
El abusador se domiciliaba en el barrio Patrón Costas y poco después de su acto de necrofilia fue declarado inimputable.
Hoy, supuestamente, se encuentra internado en el hospital psiquiátrico Miguel Ragone de esta capital.
Una fuente ligada al hospital dijo ayer a El Tribuno que "actualmente hay vigiladores en las puertas de ingreso al hospital, como en los pisos del edificio". Tienen a cargo el control de todas las personas que entran y salen y uno de ellos realiza rondas en el sector. "Resulta que hay seguridad privada desde hace unos días y sucede esto. Es el colmo. Las puertas tienen códigos que si no los sabés resulta imposible entrar y este abusador pudo ingresar igual a un lugar restringido No sé si es desidia pero los enfermos tienen que tener seguridad", manifestó una paciente que no brindó su nombre por temor a represalias.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Julio César Flores Flores

Porqué no se publica ni el nombre de los delincuentes ni el de los responsables de la seguridad, ni el de la empresa responsable de cuidar? ¿Porqué esa proteccion?

Julio César Flores Flores

Y cómo se llaman los delincuentes? Porqué no lo publican? Porqué la publicacion lo protege? Y quienes debian estar cuidando? Qué empresa es? Porqué no lo dicen y solo describen el hecho?

Se está leyendo ahora