*

Un joven que apuñalaba a su pareja fue linchado por vecinos
"­Te voy a matar!", se le escuchaba vociferar a un joven cegado por por la violencia. Eran cerca de las 23.30 del lunes cuando, decidido, atacó a su pareja en el interior de una estación de servicio de GNC. La Justicia caratuló el hecho inicial como "tentativa de homicidio", sin embargo no se descarta que podría tratarse de un intento de femicidio. El agresor fue identificado por la Policía como Samuel Burgos. El violento episodio ocurrió sobre la avenida San Millán al 130 de la localidad de Cerrillos.
Frente a la vehemencia desplegada por el joven de 19 años contra su pareja, de la misma edad, identificada como Lorena Vargas, uno de los playeros que se encontraba en ese momento en la estación, rápidamente acudió al rescate de la muchacha. Agarró lo primero que tuvo cerca, un palo de "haragán" -secador- y se lo impacto al agresor. Según manifestó el empleado, a pesar de haberlo golpeado con un palo, Burgos siguió cortándole con un cuchillo el rostro y el cuello a su novia.
"Todo fue en cuestión de minutos, de golpe se armó un movimiento infernal en la playa donde por un lado yo lo primero que hice fue llamar a la policía y, por otro, las personas que vieron cómo el muchacho apuñalaba a la jovencita se le fueron al humo", contó otro de los playeros que estuvo de turno esa ajetreada noche en Cerrillos. Una vez en el lugar, el personal policial redujo al muchacho que hasta entonces ya había sido linchado por las personas presenciales del hecho.
Según contaron los playeros, quienes fueron los primeros en intervenir, mientras Lorena Vargas caminaba con dirección a la plaza de esa localidad, observó que su novio llegaba a su encuentro a bordo de una moto, y comenzó a correr para huir de él. Ingresó a la estación con intenciones de esconderse en la confitería. Descontrolado, Burgos entró al negocio con el rodado que luego soltó y persiguió a su pareja hasta alcanzarla. "La tomó del cuello, la empezó a golpear con piñas y no sé bien de dónde, pero sacó un cuchillo o una punta y empezó a cortarla. Fue terrible", apuntó el playero quien por cuestiones de seguridad prefirió no dar su nombre.
Fue en ese momento, mientras el joven atacaba a su pareja, cuando uno de los playeros golpeó al agresor con un palo. Pese al tremendo impacto, Burgos siguió con su irracional acción. "Estaba sacado de bronca, en un momento escuchamos que dijo "te voy a matar''", aportó el testigo empleado del lugar. Un taxista que esperaba ser atendido intervino junto a otras personas que cenaban en la confitería de la estación expendedora de GNC y, según información policial, también llegaron al lugar familiares de la joven atacada.

En código rojo

Con los uniformados de la Brigada de Investigaciones del Sector 81 y la policía de esa localidad en el lugar, las violentas manifestaciones de ambas partes cesaron y la pareja fue asistida por médicos que llegaron en una ambulancia. A la joven le diagnosticaron "herida de arma blanca punzo cortante en la cara, región mejilla izquierda, región anterior de cuello y región inflamatoria izquierda", siendo trasladada al San Bernardo.
El agresor fue trasladado en otro móvil hacia el hospital de La Merced, donde le diagnosticaron "politraumatismo de cráneo" y fue derivado en código rojo al hospital San Bernardo. Según el taxista que entrevistó la policía en calidad de testigo, el joven habría estado "bajo los efectos de sustancias prohibidas".

Manchas de sangre

En el interior de la estación de servicio de GNC, la segunda que se encuentra en el pueblo sobre la avenida San Millán al 130, se podían observar las machas de sangres que quedaron producto del salvaje ataque de Burgos contra su pareja, Lorena Vargas. El ataque, que podría tener tintes femicidas si las investigaciones de la Justicia así lo determinan, se produjo a unas cuatro cuadras y media de la comisaría 13 de Cerrillos.
"El chango tiene que haber estado pasado de rosca para hacer lo que hizo, en ese momento había mucha gente no solo en la playa sino comiendo en la confitería del lugar", aportó un testigo que intervino en los violentos hechos. De manera inicial la causa quedó en manos de la Fiscalía Penal 3 de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Rodrigo Miralpeix. Ambos quedaron internados en el San Bernardo, el joven con custodia policial.
Momentos de locura
  1. Al ver a su novio, Lorena trató de huir y se metió a la estación de servicio. Sin embargo, fue interceptada por su pareja quien sacó un cuchillo y casi la mata. Ocurrió cerca de las 23.30, en Cerrillos.

  2. Tras atrapar a su novia, tomarla del cuello, atacarla primero a puñetazos y luego con un arma blanca, el agresor recibió un fuerte golpe con un palo y no se inmutó. El ataque “era salvaje”, dijeron.

  3. Según se pudo saber, luego de los análisis, la mujer habría resultado con lesiones leves pese al violento accionar de su pareja. Hasta el cierre de esta edición los resultados toxicológicos no estaban.

  4. Después de la “tentativa de homicidio” el joven agresor terminó con varios golpes en su cuerpo y uno de consideración en su cabeza. Tras ser linchado no hubo denuncia por ese caso y, en consecuencia, la Justicia no intervino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...