El juez federal de Brasilia Itagiba Catta Pretta Neto anuló de forma sorpresiva el nombramiento de Lula da Silva como nuevo ministro de la Presidencia. Menos de una hora después de que el ex presidente estampara su firma en el acta que lo nombra como jefe de la Casa Civil, el equivalente a un primer ministro, el magistrado aceptó una medida cautelar presentada por la oposición contra ese mismo nombramiento.
El juez entendió que hay indicios de un "crimen de responsabilidades", esto es, que Lula llega al gabinete para obtener fueros y evadir así las causas por corrupción que enfrenta.
El abogado general del Ejecutivo, José Eduardo Cardoso, ha adelantado que el Gobierno recurrirá de inmediato la decisión de Catta Pretta.Según la versión oficial, el fallo no tiene fundamento legal, porque hay otro magistrado, el juez Sergio Moro de Curitiba, a cargo del proceso.
"Estamos tomando conocimiento de la situación para poder recurrir hoy mismo", dijo Cardoso.
Asunción
La presidenta Dilma Rousseff, tomó juramento hoy como nuevo ministro a su antecesor Luiz Inácio Lula da Silva, en una ceremonia en la que expresó muy duras críticas a los jueces que lo investigan por supuesta corrupción. 'Las circunstancias actuales me dan la magnífica oportunidad de traer al Gobierno al mayor líder político de este país', declaró Rousseff en el Palacio presidencial de Planalto, al que acudieron cientos de parlamentarios tanto oficialistas como opositores.
En un clima de abierta polarización entre ambos bandos, Rousseff expresó su 'repudio total e integral' a la divulgación por parte del tribunal que investiga al exmandatario, de unos audios de una conversación entre ambos, que parece sugerir unas maniobras de la mandataria para influir en favor de su nuevo ministro.
brazil34.jpg
Manifestantes pro-gobierno y opositores de Rousseff chocan en Brasilia
Partidarios del líder de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva chocaron brevemente el jueves con opositores a su Partido de los Trabajadores en los alrededores del palacio presidencial, donde tenía previsto asumir como jefe de Gabinete de la presidenta Dilma Rousseff.
La policía dijo que usó gas pimienta para impedir un enfrentamiento entre los grupos rivales y separar a unos 300 manifestantes de la oposición que intentaban entrar a la plaza, ocupada por más de 300 manifestantes a favor del gobierno.
Cientos de manifestantes contra el gobierno pidiendo la impugnación de Rousseff y el arresto de Lula también bloquearon la Avenida Paulista de Sao Paulo, la mayor ciudad brasileña y centro económico del país.
La moneda y las acciones de Brasil subieron con fuerza el jueves en los primeros negocios, ya que un segundo día de protestas para pedir la salida de Rousseff aumentó las apuestas a que esto efectivamente ocurrirá.
La designación de Lula en el gabinete, un movimiento visto por sus críticos como una forma para defender al ex presidente de las acusaciones en una investigación de corrupción, desató grandes protestas en varias ciudades brasileñas el miércoles.
La economía brasileña se encuentra estancada en la peor recesión en una generación y el descontento popular con Rousseff está creciendo a medida que una investigación sobre los sobornos y arreglos políticos en torno a la petrolera estatal Petrobras alcanza a su círculo íntimo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora