*

Un museo que invita a viajar al tiempo del héroe
Parece mentira que exista un lugar así en Salta. Está a menos de 15 kilómetros de Salta capital, en San Lorenzo. La historia de don Martín Miguel de Güemes y su gesta libertaria de la Patria Grande se encuentra condensada allí, en la casa de la agrupación gaucha "Juan Carlos Dávalos", ubicada sobre el final de la calle Mariano Moreno.
Contra el cerro verde se afirma una vieja casona restaurada que invita al visitante a abrir las puertas y realizar un viaje en el tiempo. Un regreso mágico a los tiempos del héroe gaucho, que se humaniza y se vuelve piel. Hasta es posible oler la pólvora quemada de los combates por la libertad del continente.
En ese lugar, Jorge Virgilio Núñez y su esposa Adriana Saravia Navamuel recibieron a El Tribuno para ingresar a ese sorprendente túnel del tiempo.

Embed
Las paredes anchas, los tirantes y postes de quebracho, el piso antiguo y las ventanas, desde donde se ve la ciudad de Salta, llevan al visitante a los primeros años del Siglo XIX.
En seis años, la agrupación de gauchos logró reconstruir la vieja casona con sacrificio. Además recicló un salón en donde se pueden ver proyecciones fílmicas. También se pueden admirar un mural donado por la Cerámica Alberdi; una carbonilla de un Güemes sin barba cuyo autor es José de Guardia de Ponté; y un cuadro del Tuscal de Velarde que, según Virgilio, demuestra la hermandad que existe entre los diferentes fortines de Salta.
Siguiendo el recorrido hay un salón de bandera con cuatro enseñas: una tradicional argentina, la de Salta, la del Vaticano y un réplica de la que hizo jurar Manuel Belgrano en el río Juramento. Además hay una réplica de una serigrafía con la Declaración de la Independencia de Tucumán y una pintura de Juan Carlos Dávalos.
Lo más sorprendente viene luego, con la presentación del "Museo Didáctico de la Gesta Güemesiana y Gaucha".
Son 18 maquetas, 70 luces dimerizadas, nueve proyectores y sonido ambiental. Es un recorrido mágico que dura aproximadamente 45 minutos, en el cual el visitante puede ver desde el momento en que nació Güemes hasta el día en que falleció en la quebrada de La Horqueta, el 17 de junio de 1817.
Reproducción histórica
Fueron seis años de trabajo intenso que luego desencadenaron en una obra digna de ser vista y aplaudida, imprescindible para cualquier salteño o turista que llegue a nuestra provincia.
Una de las que más impacta es la que recrea la toma de la Justina, la fragata de bandera inglesa que quedó encallada en el río de la Plata, frente a la ciudad de Buenos Aires.
Se trata del bautismo de fuego del cadete Martín Miguel de Güemes, en la primera invasión inglesa, el 12 de agosto de 1806. El salteño recibe la orden de Pueyrredón e ingresa al río con los húsares (cuerpo de milicias voluntarias) compuestos por criollos, gauchos y aborígenes, con el agua hasta el cuellos de sus caballos produciendo la rendición de los invasores. "Esta es la primera bandera que toma el general", contó Núñez.
El relato a través del sonido impacta, conmueve y enseña. Los detalles de las maquetas asombran. Un mono en un mástil, las aves del río y la batería Abascal les dan realismo.
Sorprende también la maqueta de la batalla de Suipacha en la que se reconoce el protagonismo de los gauchos salteños, jujeños y tarijeños.
Cualquiera vuelve a ser niño con la posta de Yatasto, que tiene sorpresas históricas, la del Puesto del Marqués, el Pacto de los Cerrillos, el Fuerte de Cobos, el casco histórico de Salta y hasta con el cebil de La Horqueta.
Otra de las maquetas principales es la de Cabildo y la que recrea el momento en el que nombran a Güemes gobernador. Los trajes de los actores de la sociedad salteña reproducen las costumbres de la época.
Todas las maquetas fueron obra de la familia del jujeño Luis Alberto Morales bajo la rigurosidad histórica y documental de Núñez.
El inicio
La idea de organizar una exposición sobre la vida de Martín Miguel Güemes surgió en el 2010. Las primeras seis maquetas se instalaron por unas semanas en la Casa de la Cultura y luego anduvieron deambulando por diferentes lugares y adquiriendo apoyos y adhesiones.
En mayo de 2012 asume Virgilio en la Agrupación y se decide, junto con la comisión directiva, asignar un espacio y un presupuesto a la obra de las maquetas para convertir a la vieja casona en un lugar histórico, cultural y turístico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...