Un nene de 13 años mató a un delincuente que ingresó a su vivienda junto con otros cinco, cuando su mamá volvía del trabajo. Ocurrió en la localidad bonaerense de Francisco Álvarez, partido de Moreno, pasadas las 21.30 en una casa de Tirso de Molina a dos cuadras de la Autopista del Oeste, donde el menor estaba en su dormitorio y observó que su madre era metida a los empujones hacia el interior de la propiedad por varios desconocidos que llegaron en un auto Chrysler Voyager, todos armados con ametralladoras, chalecos antibalas y reclamando la entrega de dólares y dinero en efectivo.
El nene fue a buscar el arma de fuego de su papá y enfrentó a los delincuentes a los tiros. Uno cayó muerto en el patio, mientras que el resto se escapó sin concretar el robo. El arma de fuego que utilizó fue un revólver calibre 9 milímetros.
Los delincuentes se escaparon en el vehículo con el que habían llegado, pero lo abandonaron a las diez cuadras ya que tenía una denuncia de robo de una comisaría de Merlo.
Para los investigadores, el menor actuó en "legítima defensa". Su madre declaró ante la fiscal Luisa Pontecorvo a cargo de la fiscalía descentralizada 3 de Moreno.En el caso interviene la Fiscalía Nº 6 de Menores a cargo del fiscal Pedro Marchetti.
Relató que ella llegaba en su auto desde el trabajo -se dedica al sector seguros, igual que su marido- y fue sorprendida por delincuentes que la metieron al patio, oportunidad en la cual uno de sus hijos tomo el arma del padre y los enfrentó. Relató que ella llegaba en su auto desde el trabajo -se dedica al sector seguros, igual que su marido- y fue sorprendida por delincuentes que la metieron al patio, oportunidad en la cual uno de sus hijos tomo el arma del padre y los enfrentó.
El arma estaba registrada a nombre del padre del menor, que llegó a buscarla en la habitación para defender a su mamá y a sus hermanos menores. El fiscal Pedro Marchetti consideró que "actuó en legítima defensa" y por eso no fue ni detenido ni demorado.
El papá del chico, Marcelo Salinas, contó que él no estaba en la casa y que su hijo reaccionó así cuando vio que tomaban a su hermanito de 11 años de rehén. Su mamá estaba desesperada. El hermano mayor buscó en la mesita de luz de su papá la 9 mm, que tenía 17 balas cargadas.
"Él no para de llorar, no entiende lo que pasó", contó Salinas. "Fue terrible, se desató el tiroteo y una bala le rozó la cabeza a mi hijo de 11 años", dijo.
Los delincuentes tenían chaleco antibalas, eran de unos 30 años. "Han tenido código porque le han perdonado la vida a los tres", señaló el padre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


damian palomino
damian palomino · Hace 1 mes

Tengan cuidado los Troglieditas con hacerse los guapos de nuevo que ya hay otro que no les va ha temblar el pulso cuando boludeen en pedo otra vez

Hugo Cortéz
Hugo Cortéz · Hace 1 mes

CELEBREMOS! Un nene de 13 años ya mata. Mario Del Barco y Sebastián Guitián, lo quieren en su patota.


Se está leyendo ahora