Un niño de seis años llamó a la Policía para denunciar que su padre había pasado un semáforo en rojo cuando manejaba por las calles de Quincy, en Massachusetts, Estados Unidos. Lo que parecía una broma del pequeño terminó siendo un papelón para su progenitor.
Robert ya tiene tan afilado su sentido de Justicia que no pudo evitar llamar a la Policía apenas llegó a su casa después de ver la infracción de tránsito cometida por su papá, Mike Richardson, informó el sitio de la CNN. "Mi papá pasó una luz en rojo. Estaba en el auto nuevo de mamá y pasó una luz roja. Le dije que parara, pero no hizo caso", explicó el chico. "Todos siguen las reglas, pero mi papá no. Si pasa por una luz roja de nuevo llamaré al doctor de los ojos para que se los arregle", comentó el tierno niño, quien tiene la ilusión de convertirse en policía.
Embed
Luego le pasó el teléfono a su padre, quien se disculpó por todo lo sucedido. "Me dijo que iba a llamar al 911, pero yo no le creí porque es sólo un niño", aseguró el hombre. La realidad indicó otra cosa, a juzgar por la grabación de la llamada que publicó la Policía de Quincy.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora