*

Un nuevo golpe al bolsillo: subieron los combustibles
El Ministerio de Energía dio luz verde con un alza del 8%. Propietarios de estaciones de servicio viven una realidad ambivalente: se quejan por problemas de rentabilidad pero alertan que este incremento podría afectar las ventas. El sector logístico, en tanto, advierte por un impacto inflacionario.
El aumento comenzó a correr desde la madrugada de hoy en todo el país. Aunque resulta paradójico, pero a contramano de lo que se pueda imaginar, la suba en los combustibles genera más intranquilidad que alivio entre los empresarios del sector del expendio. Pero que no deja de ser un duro golpe al bolsillo de la gente.
La venta de combustibles viene tras concluir un año para el olvido: el despacho de gasoil cerró el último período con un desplome del 10% en volúmenes, en parte por el parate de la economía.
El secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellanos, ratificó el aumento del 8 por ciento de la nafta que acordó el Gobierno con el sector privado.
Para los dueños de las estaciones no está tan claro cómo terminará siendo la ecuación final entre el ajuste en los valores de los surtidores y la reacción de la demanda.
Los empresarios aseguran que necesitan seguir reconstruyendo su rentabilidad. Pero mientras el poder adquisitivo de los consumidores no se recupere, especialmente tras la caída de casi 10 puntos registrada en 2016, esto difícilmente se logre.
"Para el sector este incremento con el que avanzará el Gobierno es una de cal y una de arena. Por un lado, representa cierto alivio para las estaciones. Pero, por otro lado, esto puede terminar diluyéndose en el caso de que se venda menos combustibles", alertó Raúl Castellanos, secretario de la Cámara de Empresarios del Combustible (SEC).
Tanque lleno
Hasta ayer para llenar el tanque con nafta súper se necesitan $850 por carga; hoy, 8 de enero de 2017, se gastará $920 por la misma cantidad de litros.
Con la suba programada, el precio del litro de súper que comercializa YPF pasó a costar más de $20, mientras que la Infinia saltó de los $19,45 a los $22.
La gente ya comenzó a sacar cuentas y seguramente le será difícil llegar a fin de mes con tantos aumentos.
Por su parte, los dueños de los surtidores rechazaron este nuevo aumento, porque aseguran que hará caer el consumo. "La caída en las ventas es una directa consecuencia de los incrementos", dijo un propietario de una estación de servicio. Los empresarios del transporte terrestre de cargas alertan que el costo de movilizar las mercaderías "se incrementaría un mínimo de 3%, que se vería reflejado en el índice del mes próximo".
Con esta nueva suba el bolsillo de los salteños ya debe costear a pocos días de iniciado el año los incrementos en el boleto de colectivo, de combustibles y, próximamente, el agua.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...