El valor que el dólar tendrá después de las elecciones se transformó ayer en tema central de la campaña rumbo al 22 de noviembre.
Daniel Scioli y Mauricio Macri cruzaron declaraciones acerca de qué expectativas tienen sobre el futuro de la moneda que le quita el sueño a buena parte de los argentinos.
Quien abrió el fuego fue el candidato presidencial del Frente para la Victoria, que aseguró que si llega a la Presidencia, el dólar estará "abajo de los 10 pesos en enero sin ningún problema".
Scioli reiteró además, que en el balotaje se decidirá entre dos modelos de país y atacó al frente Cambiemos que, según sus palabras, "propone dejar librado al mercado" el precio del dólar, lo que "supone una devaluación".
"Conmigo como presidente no hay que esperar ningún sobresalto, estará abajo de los 10 pesos en enero sin ningún problema", aseguró el gobernador bonaerense.
Según explicó, esto se logrará "por un compromiso de que en marzo del año que viene se incrementen en 20 mil millones de dólares las reservas" del Banco Central gracias a "acuerdos con China y con Brasil".
La promesa de Scioli fue replicada por Mauricio Macri, quien advirtió que "el dólar que promete" su rival del oficialismo, "no lo consigue nadie".
El candidato presidencial del frente Cambiemos calificó esa promesa como "otra mentira más del Gobierno" y sostuvo que "acá lo que hay que hacer es parar la inflación y parar con las devaluaciones".
"El gobierno que más devaluó ha sido el de Cristina Kirchner", agregó el líder del PRO.
Por otra parte, el candidato del frente Cambiemos reiteró que su intención es "formar el mejor equipo de los últimos 50 años" y que para ello quiere "convocar a los mejores sin importar si son del espacio Cambiemos o no".
En este sentido, el jefe de Gobierno porteño aseguró que piensa darle lugar a "independientes" y a "gente que nunca ha hecho política".
La opinión de los economistas
La cotización del dólar se ha transformado en una de las preocupaciones de los equipos económicos de ambos candidatos. Días atrás, uno de los referentes del macrismo, Alfonso Prat Gay, aseguró que si Cambiemos gana la elección, "subirá el dólar oficial, que prácticamente no afecta a nadie, y van a bajar los otros que afectan a la gran mayoría de la población", en referencia a unificar el tipo de cambio en vez de tener un precio para el dólar ahorro, otro para el turista, etc.
En tanto que Rogelio Frigerio, que se perfila como ministro de economía de Macri, consideró que, "el cepo cambiario es la razón por la que la economía no crece".
Desde el oficialismo, el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, cuestionó ese plan al afirmar que es una devaluación y que eso traería "inflación y pérdida de salarios". En tanto que Diego Bossio, Director del Anses y eventual ministro de Planificiación en un gabinete de Daniel Scioli, consideró que la propuesta de Cambiemos de, "levantar el cepo en un día es una mentira, es tomarle el pelo al pueblo".
La cotización del dólar esta íntimamente ligada a la salida del cepo cambiario impuesto por el Gobierno en octubre de 2011, tras el triunfo de Cristina Kirchner en las elecciones de ese año y justificada por la gran cantidad de compra de dólares que se registraban en aquel tiempo y que el oficialismo afirmaba podían causar la caída de las reservas del Central.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Jorge M
Jorge M · Hace 12 meses

Historia del Grupo Macri: estatización de deuda, contrabando y otras yerbas: El Grupo Socma (Sociedad Macri) opera desde antes de la dictadura militar y como parte del poder económico prebendario hizo negocios con todos los gobiernos sucesivos, inclusive con el de Néstor Kirchner. Mauricio fue su vicepresidente hasta el 2003: -En 1975 los Macri poseían siete empresas. Al concluir la dictadura militar tenían cuarenta y seis. La familia es parte de lo que se conoce como la “patria contratista”: genera sus ganancias a partir de negocios con el Estado, al que poco a poco van exprimiendo. Socma se benefició con la licuación de los pasivos empresarios –e hizo un intenso lobby para lograrlo-. Esa estatización de la deuda externa privada, realizada por Domingo Cavallo al asumir en el Banco Central en 1982, permitió que la deuda que las empresas tenían por haber pedido dólares a la banca internacional, pasase a ser considerada como deuda externa pública, es decir de todos. Los Macri fueron uno de los grupos económicos más beneficiados con esa medida. -En 1979, se alzaron con Manliba, la empresa de recolección de residuos privatizada por el gobierno militar. El convenio inicial fue por cinco años, renovables automáticamente por otros cinco. Pero esta concesión terminó en un verdadero escándalo cuando la intendencias de los radicales Julio Saguier y Facundo Suárez Lastra quisieron aplicarle el 16 por ciento de desagio, mecanismo que se aplicó con el Plan Austral en forma generalizada. La empresa se resistió a la aplicación de este descuento. El litigio entre Macri y la intendencia se prolongó hasta que el Gobierno de la Ciudad dirimió a favor de Manliba. La empresa sigue siendo, en la actualidad, propiedad de los Macri. PROpiedad privada -A través de Intron, el holding accedió, en los 90 al negocio de la administración de los recursos del Gobierno de la Ciudad. Lo hace a través de UTE-Rentas. La empresa emite, entre otras cosas, las facturas de ABL (Alumbrado, Barrido y Limpieza) y del impuesto automotor. El contrato es de 10 millones de pesos anuales. -También a través de Intron maneja una de las dos empresas de Control fotográfico de vehículos. La licitación es por cinco años. La facturación promedio, cuando se licitó, fue estimada en 5 millones de pesos por año. -Dentro de Socma, Intron forma parte de una especie de subholding que también integran SEPSA y Sistemas Catastrales. A través de esta última maneja la detección de infracciones en obras y se ocupa de fiscalizar la construcción de edificios, las ampliaciones no declaradas en viviendas y también la aprobación de planos dentro de la jurisdicción porteña. Se trata de un contrato por 20 años. -SEPSA, más conocida como Pago Fácil, fue contratada por el Banco Ciudad para el cobro de impuestos. Su facturación promedia los 4 millones de pesos anuales. El Banco Ciudad le paga a la empresa de Macri un peso por boleta. -IECSA es una empresa especializada en ingeniería en construcciones. La firma se presentó en dos licitaciones sobre las cuales ya pasó los requerimientos técnicos. Se está a la espera de la apertura del sobre número 2, es decir, el que tiene la oferta monetaria. Una de las licitaciones, por 70 millones de dólares, es para la construcción de los denominados “reservorios”, a través de los cuales se espera mitigar las inundaciones en la Ciudad. La otra es por 22 millones de dólares para construir a nuevo la Casa Cuna. -El Grupo Macri, con el Banco Galicia como socio minoritario, se adjudicó en 1997 la privatización del servicio postal, en una de las últimas operaciones que consumó el menemismo. En aquel momento se logró la concesión por 30 años con la promesa de pagarle al Estado un canon semestral de 51,6 millones de pesos/dólares. Sin embargo, en 1999 dejó de abonarlo. En septiembre de 2001, Correo Argentina SA entró en concurso preventivo cuando debía $ 900 millones. La deuda del Grupo Macri con el Estado s eleva a los 659 millones de dólares (en el 1 a 1), hoy más de dos mil millones de pesos (según el 3 a 1 actual) y sin tener en cuenta los intereses. El Gobierno de Néstor Kirchner le quitó la concesión por el canon atrasado pero la deuda sigue impaga. En la ciudad de Buenos Aires el “Correo Argentino S.A.” se presentó en todas las licitaciones a las que convocaba el gobierno porteño. En una de las últimas en la que estuvo interesado estuvo a punto de adjudicarse la entrega domiciliaria de las facturas de rentas por de 10,5 millones de dólares anuales. -Según la DGI, Sevel evadió unos 55 millones de pesos del 93 al 95 durante la presidencia de Mauricio Macri en la empresa. En 1993 Sevel de Argentina exportaba autopartes a Sevel Uruguay, lo que le permitía cobrar reintegros por exportaciones. Pero, a su vez, esas piezas, eran ensambladas allí y luego importadas a la Argentina en forma de automóviles terminados. De este modo, Sevel cobraba reembolsos por exportaciones y realizaba las importaciones con un arancel diferencial del 2 por ciento. Así, se beneficiaba con el sistema de importación compensada a partir de los automotores exportados. Tras comparar números de chasis y de motor de 1300 vehículos, se determinó que las mismas partes que salían de la Argentina a su vez eran reingresadas en el país, luego de ser compradas y vendidas por Sevel Uruguay y Drago SA, supuestamente controladas por Sevel. Un cálculo aproximado realizado por los investigadores concluyó que el monto de lo percibido como reintegro sólo en 1993 asciende a unos 7.000.000 de pesos. Se estima que estas exportaciones continuaron hasta 1995. -Por todo esto Mauricio fue embargado por 4,9 millones de pesos, y PROcesado por “contrabando”, pero posteriormente la corte menemista con la famosa “mayoría automática” declaró inocentes a los Macri rechazando la apelación de la causa a pesar de no tener argumentos para hacerlo. Esta caso fue uno de los cargos que se le imputaron a los jueces de aquella Corte en los juicios políticos que se le iniciaron por sospechas de corrupción y por su dudoso desempeño, y que implicó el fin de la corte adicta a Menem. Durante su mandato como presidente de Boca se efectuaron terribles denuncias sobre los manejos financieros de Macri. ´Cometas´ sobre las ventas y las compras de jugadores la “recompra” de los viejos jugadores de Boca que emigraron a Europa, que Macri negocia personalmente, no de club a club, a cambio de una parte de las transacciones (como los casos de Delgado y Bermúdez, que alcanzaron una gran resonancia). Después de doce años en Boca, Macri se va con muchos títulos futbolísticos y con un pasivo escandaloso… a pesar de ser el club argentino que más jugadores vendió a Europa de los últimos diez años. El endeudamiento de Boca es un tema judicial: hay compras y cuentas fantasmas que no aparecen en los balances (Ver Página/12, 31/12/06).


Se está leyendo ahora