Mientras el funcionamiento de la empresa de nitrato de amonio Austin Powder continúa sin pausa, del mismo modo muchos pobladores del departamento Metán también persisten en sus reclamos para que se retire de la zona.
En la jornada del sábado pasado, al cumplirse los mil días del "tranquerazo" de protesta, un centenar de personas se reunió en el kilómetro 653, a la vera de la ruta nacional 16, muy próximo al pueblo de El Tunal, lugar emblemático donde la carpa de los manifestantes ya forma parte del paisaje.
En este caso participaron de toda la región, incluido el fiscal federal tucumano Gustavo Gómez y vecinos de Santiago del Estero. Fue contundente el pedido de resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre el tema. Cabe recordar que primero se presentó un recurso de amparo a la Corte salteña que fue rechazado y como última instancia recurrieron a la Nación, con la esperanza de una nueva audiencia pública correctiva o de revisión sobre lo que ya se discutió, con intervención de los mejores especialistas y expertos del país.
Reclamos y temores
Las bases de los reclamos pasan desde las características geográficas de la zona y las fallas geológicas, sumado al sismo de octubre pasado que afectó a gran parte de El Galpón, al peligro ambiental que significa el nitrato de amonio. "No es comparable con la característica de inflamable de los combustibles, sino que es explosivo. De ocurrir un accidente en la misma empresa o en un camión de transporte, la onda expansiva sería letal", reiteraron durante el encuentro en una sucesión de alocuciones.
Pero sumaron dos puntos más de preocupación: la obsolescencia de las maquinarias que se instalan que tienen más de 50 años y "la cantidad de vicios que tiene esta compañía, desde el uso del gas, las emisiones, los estudios ambientales de especialistas, audiencia pública y más", señalaron.
Sostener el reclamo
"Estamos frente a un hazaña cívica, porque sostener un tranquerazo durante mil días demuestra el convencimiento que todos en esta región compartimos", dijo el empresario y miembro del grupo Vapumas Fernando de San Román a la pregunta de El Tribuno, teniendo en cuenta justamente la cantidad de días de protesta en los que la empresa siguió su curso.
Por su parte, para el fiscal tucumano, es necesario hacer querellas sobre cada situación en particular, tanto hacia el Gobierno como hacia la empresa.
"La obra y el montaje en Austin siguen, pero la actitud de cuidar el río Juramento es inclaudicable. Somos solo un eslabón de una cadena muy importante, pero como decía la Madre Teresa, cada grano de arena hace a la playa. Es imprescindible encontrar el equilibrio en el planeta. En nuestro caso se trata de una cuestión de seguridad, porque si se produce una pérdida de amonio es mortal para el ser humano y una eventual explosión en la empresa afectará a las poblaciones. Las partículas que arrojan las chimeneas se acumulan y son muy dañinas para el medio ambiente y los desechos de la producción irán a parar directamente al Juramento", abundó San Román sobre los peligros evaluados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora