Un ómnibus de pasajeros de Santa Cruz cayó en la madrugada del sábado en un barranco de unos 20 metros, en la zona de la Cumbre de Mairana, provocando la muerte de 11 personas y ocasionando 40 heridos.
Reportes de la Policía establecen que el conductor aparentemente se durmió a la altura de la Cumbre de Mairana, que está hacia el sur de la ciudad de Santa Cruz. El hecho ocurrió en la bajada hacia Saipina.
Uno de los heridos señaló a la Policía que es posible que el conductor se encontrara en estado de ebriedad.
El micro pertenece a la empresa Trans Capital, que hace viajes hacia el sur del país. La flota accidentada debía cumplir el tramo entre la capital cruceña y Sucre.
El coronel Sabino Guzmán señaló a los periodistas que los heridos fueron trasladados a centros hospitalarios de las localidades de Comarapa y Saipina. Guzmán señaló que el hecho ocurrió durante la madrugada de ayer cuando el conductor no tomó una curva y el vehículo cayó al barranco.
Entre los fallecidos fueron identificados Reymunda Padilla, Isidoro Zárate, Wilfreda Barreto, Nemesio Peñaranda y Juan Illanes Rosales.
El médico del hospital San Martín de Porres de Comarapa, Charles Bedregal, que trabaja en la atención los accidentados, señaló: 'Ya nos ha rebasado la capacidad del hospital para la atención', comentó.
El doctor indicó que trasladaron a los pacientes a otros centros médicos para una atención especializada. Precisó que ya se derivó a una niña de dos años, que está sin sus padres y sufrió un traumatismo craneal grave, y una mujer cuyo cuero cabelludo fue arrancado en el accidente.
Uno de los pasajeros heridos responsabilizó al chofer del micro por la tragedia. 'Creo que estaba borracho, por la forma como manejaba', agregó.
Los accidentes en las carreteras bolivianas dejan cada año un promedio de mil muertos y unos 40.000 heridos, según datos oficiales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 23 días

BORRACHOS LOS CONDUCTORES? IGUAL QUE AQUI, LO QUE SUCEDE ES QUE NOS ESTAMOS BOLIVIANIZANDO.

Se está leyendo ahora