*

"Pasó las fiestas tras las rejas. Muy triste no solo para él sino para todos nosotros", comenzó relatando Rubén Baina Gutiérrez, un padre que reclama por la libertad de su hijo, Pablo Fabián Baina (25 años), porque considera que es demasiado duro el castigo sin antes saber si es culpable de lo que lo acusan. "La fiscal (Geria) está en una postura dura, parecería que hay una especie de ensañamiento con mi hijo", expresó.
Su hijo está detenido desde el 4 de agosto, denunciado por su expareja por violencia de género. El hecho que motivó la denuncia y posterior privación de la libertad habría ocurrido unos 20 días antes de la detención del joven. "Ese día mi hijo fue a ver a sus hijas en la casa de su ex, en el barrio Unión, y ella le dijo que no, que volviera más tarde. Él tenía la perimetral (prohibición de acercamiento) y decidió no retirarse, se quedó en el lugar y se generó la pelea. Ella le tiró con una pinza y le pegó en la cabeza, él se la devolvió y eso fue el daño que después cayó sobre mi hijo en el marco de la violencia de género", contó.
"Lo único que quiero es que sean justos, no puede ser que haya profesionales, incluso del Derecho, acusados por violencia de género, por haber amenazado con arma de fuego, y estén en libertad. Mi hijo tiene a su padre que es albañil y tiene que soportar estar detenido en la Alcaldía hace seis meses. Deberían escucharse las dos campanas porque antes de la pelea, ella lo amenazó a mi hijo diciéndole que le iba a hacer daño, que se iba a acordar de ella", contó Baina Gutiérrez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...