Córdoba es un territorio de sorpresas. Hacia allí fuimos con un grupo de periodistas de distintos medios del país. Y la primer agradable sorpresa, sin dudas, fue el mismo hotel donde nos alojamos. Se trataba del Sheraton Córdoba. Un edificio de fines de los años 80, que resalta por su figura cilíndrica en el paisaje urbano. Por su imponente estructura y por lo reconocido de su nombre, el Sheraton Córdoba es uno de los hoteles que tienen mayor prestigio en la ciudad capital de la provincia mediterránea.
Desde lejos
Cuando uno se va acercando, desde lejos se ve la figura del edificio. Dista a 2,3 kilómetros de la ciudad y se encuentra junto al mall Nueva Córdoba, donde infinitas galerías de negocios, invitan a dar un recorrido.
Tiene nada más que 16 pisos, a los que se accede por un sistema de ascensores que siempre están dispuestos para el público. Nos advierten que de todas maneras el hotel cuenta con una salida de emergencia lateral, donde nos encontraremos con escaleras, en una galería presurizada especialmente para evitar que se amontone el humo.
De entrada podemos apreciar la elegante decoración del lugar, con cuadros y otras obras de arte y un diseño general sobrio. En el centro del hall se encuentra un piano. El barman luego nos explica que el pianista falleció recientemente y aún no ha sido reemplazado, pero la idea es que siempre a la tarde, un músico se siente a compartir algunas piezas.
El hotel cuenta con 188 habitaciones equipadas con todas las comodidades. El estricto servicio de valet, nos agasajó todos los días con un alfajor diferente, pero es solo un detalle que muestra la preocupación por el bienestar de los pasajeros.
De los hoteles de esta firma, dos se ubican en Capital Federal y el resto en Iguazú, Misiones, dentro del parque nacional de las cataratas; en Pilar, en Mar del Plata y en las ciudades capitales de Mendoza, Salta, Córdoba y Tucumán.
En el de Córdoba se destaca sin dudas el centro de convenciones, un gigantesco espacio que puede dividirse en tres diferentes gracias a un sistema de paneles, lo que permite organizar simultáneamente varios eventos.
De todas maneras, proporciona el escenario perfecto para toda ocasión. Sus 1.460 metros cuadrados están distribuidos en 10 salas para reuniones y han sido diseñados para albergar desde pequeñas reuniones de gerencia a grandes convenciones y eventos sociales.
En el subsuelo, una excelente cocina nos recibió al mediodía y a la cena, con platos de mucho tratamiento, por no destacar los excelentes desayunos.
Por Córdoba
Pero como las cosas se mueven, nos dirigimos al centro de Córdoba, una de las ciudades más antiguas del continente. Aparte de la Catedral, el centro de la ciudad cuenta con paseos históricos y en pocas cuadras de un recorrido guiado muy intenso, se reviven los inicios coloniales que marcaron a fuego la vida e historia de Córdoba.
La comuna dispone de estos servicios gratuitos de guiado, que este año hacen especial hincapié en la santificación del cura Brochero, el beato mediterráneo que se convertiría de esta manera, en el primer santo local, lo que llena de orgullo a los cordobeses.
La plaza San Martín, ubicada en pleno casco histórico, nos brinda un exquisito paisaje verde, en donde confluyen variedades de árboles y plantas. Actualmente, la plaza San Martín tiene un valioso entorno edilicio en el que se destacan las vistas de construcciones del tiempo de la colonia española, como la Catedral, el Cabildo, el pasaje Santa Catalina, la iglesia Monasterio Santa Teresa y el museo de las Carmelitas Descalzas. También son para destacar la iglesia jesuítica -construida como un barco-, su capilla y, por supuesto, la universidad. Para no dejar de ir.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora