Juan Ustamayta, el papá de la chica que murió ahogada en la fiesta clandestina en una quinta de Melchor Romero, hizo una grave denuncia y apuntó directamente contra el personal de seguridad. "Un chico le estaba dando reanimación y le dieron una patada. Y a mi hija también. Estaba con vida. Los sacan a la calle y hacen abandono de persona", dijo el padre en diálogo con el canal América 24.
La trágica celebración ocurrió en la madrugada del 1º de Enero, cuando una joven murió ahogada en la pileta del lugar ubicada en la calle 520, entre 159 y 160.
Por el momento, la Justicia no sólo investiga cómo se produjo la muerte, porque hasta el momento las variables son diversas, sino que además intenta averiguar el rol que tuvo el municipio en los controles para que se desarrolle este evento.
Visiblemente afectado por el fallecimiento de su hija, Juan pidió justicia y ya adelantó que no descansará hasta que se sepa qué ocurrió y quiénes son los culpables. "Era un chica que estaba estudiando. Iba estudiar periodismo. Fue un balde agua fría, pero voy a ir hasta el fondo, hasta las últimas consecuencias. Soy el padre y voy a remover todo. No tengo nada que perder", expresó.
"Mi hijo entro y me dijo: Jesica murió. Hay testigos que dicen que la sacaron a la calle. Dicen que le dieron una patada. En el informe forense va a salir todo. Alguien tiene que pagar", agregó.
Oro testigo desgarrador
Una joven que asistió a la celebración clandestina dio cuenta a Crónica del maltrato de los organizadores. "Un chico la vio, la sacó de la pileta y despejó el lugar porque estaba lleno de gente. Le tomó el pulso, y como no tenía, le comenzó a hacer RCP. La chica tenía la panza hinchada y estaba violeta, con los labios morados", describió la joven.
Y agregó: "En eso, se acercó un hijo de puta ... organizador de la fiesta y le dijo al chico: Rajá de acá. ¿Qué haces pelotudo?. Lo empujó al chico y él le hizo RCP, pero mal, muy mal. Después, vino el dueño de la fiesta, que también es propietario de Ruta y Glock, y se empezó a reír: Está jodiendo, dijo. Luego, agarró a la chica, la puso de costado y le golpeó la espalda para que escupiera".
"La tuvieron así como 10 minutos. Cuando se dieron cuenta que estaba muerta, apagaron la música. Pero nadie se enteró de lo que había pasado, porque mientras intentaban resucitarla, todos seguían bailando", aseguró la testigo.
Y concluyó: "A la salida, vimos a otro de los dueños de la fiesta irse en un descapotable, riéndose, con la música a todo lo que daba. Dejó tirada a la piba ahí, muerta y se fue".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora